------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

sábado, 4 de abril de 2015

Tú todos los días te levantas PARA PROTEGER MUCHAS COSAS (o sea, desde que te levantan todas tus acciones protegen ya cosas).   Pues bien, de una manera totalmente probable lo que más proteges es la sinrazón (la creadora de todo el mal  y de todas las injusticias).
Así es, priorizas a un futbolista o el comprar en una multinacional por encima de Jesucristo, priorizas a un pillo mediático -hacia el poder o hacia el enriquecimiento- antes que al que demuestra (aclara, evidencia, desconfunde, descubre, diferencia, desmonta...) cualquier razón, etc. Entonces, así dejas obstáculos, ¡nunca apartas piedras! (Durante siglos muchos favorecieron a la esclavitud, porque priorizaban diariamente -sin descanso- sinrazón más sinrazón).
Las sinrazones no las detiene ni tú ni nadie, sino solo ése que demuestra razón no estando (en riesgo, en peligro...) desprotegido por ti.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Primero se aplican los intereses creados y las mentiras (sinrazones) que fortalecen los negocios invencibles; luego, los mercenarios pro-silencio se envuelven de poderes y de privilegios para impedir la luz (o la razón).

Por medio del silencio, cómo se ayuda a un grave error:

- Con el negacionismo o la censura.
- Con la pasividad.
- Con la cortina de humo de la confusión, sobrevalorando o priorizando prejuicios mentales, modas o frivolidades mediáticas.
- Con el menosprecio al esfuerzo de quien aclara (puesto que racionalizar es aclarar en sujeción a una reglas comunes o racionales).
- Con el dejarte decidir -complicidad- por los poderes o por las ideas predominantes.
- Con el sobreayudar -algo que va contra la justicia o contra la dignidad- por tu parcialidad o por tus propios intereses.