--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 31 de agosto de 2011

¿Qué es la frivolización que hacen o la fragmentación de la unidad ética?Los Derechos Humanos tienen una UNICIDAD -únicamente unas reglas establecidas de juego- por el bien de un solo camino ético y no veinte; es decir, los medios de manipulación, la intelectualidad sin esfuerzos -a peloteo, a influencias y a arrimo al facilismo de la saturación predominante- y los ideólogos "chaqueteros" de conveniencia, poderosamente realizan el horror del taifismo ético o la destrucción de principios sólidamente éticos (honestidad, honradez, etc.). Así es, y si eres intelectual..., haz de demostrar algo; pero ¡no!, ¡ya es válido solo las astucias de la APARIENCIA!

3 comentarios:

José Repiso dijo...

La sociedad actual NO TIENE REFERENTES O EJEMPLARIDADES ÉTICAS -y si las tiene, las ningunea o las censura-; ¡eso es gravísimo y antinatural! -pues los mismos animales ya tienen una referencia a sus comportamientos-.

Algunas consecuencias:
- Un dirigirse al "todo vale".
- Una infravaloración de cualquier valor -los valores comunes es la única base de una sociedad; si no, no es sociedad-.
- Que los verdaderos esfuerzos intelectuales pasen desapercibidos, en detrimento de la dignidad.
- Que en definitiva la dignidad no se sepa lo que es, en ese total confundido; por lo que tampoco se sabe lo que es justicia, ni siquiera paz ni libertad.

José Repiso dijo...

Mientras vivieron los bárbaros durante mucho tiempo, ÚNICAMENTE VEÍAN SU BIEN -que no lo había, pero lo veían- y veían a los romanos como malignos, imperialistas, soberbios, etc. Pero ellos establecían dicharacheros benevolencias en sus REDES SOCIALES sobre ellos únicamente, al margen de los hechos, o sea, dictaban su bien o al que demostraba lo perseguían, y arrasaban pueblos y violaban niñas...; pero ellos insistían -sin demostrar nada- que hacían lo correcto.

En estos tiempos de confusión y de no reconocer nada... se arrasa mucha dignidad, se destruye...

José Repiso dijo...

Nunca, infinitamente nunca ningún medio español ha dado cabida ni ha protegido mi liberdad de expresión, así es; por lo tanto, objetivamente nunca se atrevan a decir que mi libertad de expresión (o incluso cualquier otro de mis derechos) me la han defendido.
Absolutamente todo lo que no se puede justificar lo justifican ellos diariamente; algo que no ha ocurrido jamás ni ocurre objetivamente en ningún otro sitio.