------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

miércoles, 15 de abril de 2015

Lo que dicen los intelectuales españoles solo se basa en que pueden imponerlo. Buscan o persiguen poder para, de seguido, imponer sus sinrazones o intereses antiéticos; por si alguna razón -bien- se le ocurre encararse a ellos, pues ya tienen la guardia pretoriana -juegos sucios o campos de concentración preparados.
Esquivan la razón (porque, si no la esquivaran, la reconocerían al menos un minuto al día, solo uno), esquivan el bienesquivan la conciencia (que atiende a la dignificación con el que demuestra, y eso no lo hacen ni un segundo, en probación), esquivan la luz (pues solo manejan intereses que, por prevalecer, tapan otros), esquivan alma y hasta Dios (pues JAMÁS le demuestran a pruebas de razón fidelidad a la verdad o a la sensatez)
El método del halago es el que reduce todo a excusa, es decir, esquiva la responsabilidad, esquiva la exigencia o el remitirte a deberes precisos -que no admiten autocomplacencias o rodeos-.

4 comentarios:

José Repiso dijo...

Tú, intelectual español, teniendo irrebatiblemente recursos sociales, nunca favoreces al que demuestra el juego limpio y la racionalidad (que supone millones de sacrificios, esfuerzos, renuncias y actos de irrebatible bien), sí, y eso demuestra por tu parte un no tener alma y toda la crueldad

José Repiso dijo...

Sí, pero a ti no te interesa eso; a ti lo que sí te interesa es continuar haciendo una crueldad infinita e luego IMPONER -como burla ya a la inteligencia y a la ética y a Dios- QUE LA RESPETEN.


----

¡No y no!, ¡ya has matado y escupido y exterminado al mismo respeto hace tiempo!, ¡ya objertivamente no existe por ti!

José Repiso dijo...

Hay unos escritores nazis españoles que dicen a lo chulo que a ellos no les dan nada. Pues bien, a ellos les dan miles de cosas no en el año, no en el mes, sino en el día o en la hora. Pues muchas cosas te las dan gracias al juego sucio -seductor o cómplice- que te has agarrado, así es, son cosas absolutamente dadas o permitidas -que nunca son producto directo o ¡únicamente! de tu sudor o de tu esfuerzo, sino de favorecer interesadas o parciales reglas de juego-; y algo más: te dan también las facilidades para conseguir las cosas, o sea, con sólo decir que eres católico ya tienes una evidente facilidad para conseguir cosas en el contexto de los católicos. En eso, cuanto más vía mediática, vía peloteo, vía halagadora y pasota, vía indiferente o de dejar pasar injusticias, vía contemplativa y de consentir corrupciones, o vía escaparate para parecer grande o de la clase alta, o vía lamedora de culos o alineadora de cualquier costumbre o poder, o vía totalmente ratera o hipócrita, pues más cosas y facilidades para todo...
Nunca han dado algún esfuerzo y nunca han sido apenas ni personas, sino únicamente nazis.

José Repiso dijo...

Si un país de nazis le justifica toda la crueldad a alguien, ese alguien SIEMPRE, absolutamente siempre tiene derecho a justificar lo que él vea (al menos algo, no "nada" ante "lo todo" que a él le justifican) que es totalmente necesario en su defensa (pues, en toda la historia - al margen de máscaras o sucias hipocresías- cualquier ser vivo así -y sin total resignación que es "no respetarse a uno mismo"- ha procedido).
11 de enero de 2009

----
Nunca jamás, o absolutamente jamás, o infinitamente jamás, he tenido un beneficio o un segundo de respiro humano o de una mínima dignidad humana o de un mínimo respeto humano o al menos un segundo de algún derecho -el que sea-, en España. Y, como es infinita verdad, nunca, totalmente nunca, esto lo voy a ocultar o a pisotearlo yo también.