------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

martes, 8 de septiembre de 2015

Si la injusticia (o la sinrazón) no la ves tú con la razón (que es la única metodología objetiva o justa), entonces no le pidas a los poderosos (o a sus vendidos-beneficiarios) que la vean por ti, (querrán siempre que veas   LO QUE ELLOS QUIEREN)
Y si renuncias a eso, ningún respeto te das a ti mismo (al dejarte romper tu integridad) y ningún respeto le das a la ética o al bien o al mundo.

1 comentario:

José Repiso dijo...

El bien no es alianza con mal, sino ponerle distancias (distanciarse de él y asimismo un ponerle dificultades de acercamiento, que es imprescindible, con una LEGÍTIMA AUTOPROTECCIÓN)




Una persona DESDE EL BIEN (o desde la razón), tras demostrar que un bien fundamental ha sido pisoteado o exterminado, tiene todos los infinitos derechos (existentes o por existir)) a insultar miles de millones de veces (y, encima por hacerlo, manteniéndose infinitamente santo o ético) por DESAPROBAR, IMPEDIR, CONDENAR o no darles facilidades al mal.
En cambio, una persona desde la insistencia de un error o DESDE LA SINRAZÓN no tiene porque exigir nada, y no tiene por qué impedir o condenar nada bien justificado; por lo tanto, no tiene ni un átomo de derecho a insultar a nadie ni a nada. Así es esto de limpio y de decente.