--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 21 de septiembre de 2015

El que con poder da un mal al mundo absolutamente siempre dice -distorsiona, manipula o impone- que es un bien -para rentabilizarlo lo mejor-. Por eso, es imprescindible que el que da un bien  además demuestre que es bien, que le dé un aval de objetividad o de razón.
Sí, el que lucha contra las sinrazones es, objetivamente, quien hace el bien en el mundo; y, siendo así, debe -en un imperativo ético- tener todo tipo de protección que exista
¡Ah!, pero ocurre lo contrario, diabólicamente lo contrario ante los intelectuales pillo-corruptos de ética; pues lo podrido  tiende siempre a pudrirse con todos los mecanismos de contumaz engaño y juego sucio, hasta lograr pudrir todo lo que pueda. Ellos impiden, tapan, anestesian.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Ellos deciden y dictan que la dignidad es de ellos; y ¡ya está!, ¡ya no se puede hacer nada que para eso manejan todo lo que pueden muchos hilos de poder-imposición!
Por uno u otro motivo -en sobreprotección- la dignidad es de ellos solo, Dios es de ellos y la familia es de ellos. O sea, ya han agarrado los frutos o subsistencia de otros o les han ido matando así.

Como la dignidad forzosamente -o como prioridad- es de ellos; ya ¿para qué se necesita matar?

----


Algo objetivo:

Cuando los malos dirigen o gobiernan hacan todas las leyes para que les beneficie a ellos,
hacen toda la educación para que diga que ellos son buenos,
hacen todos los premios para que estén dirigidos hacia ellos
y todo para ellos.


¡EL MONTAJE ES PERFECTO!

Y los que hacen el bien limitados, sin nada y hacia el aplastamiento.

¡Y lo peor es que esto se impone por todos esos que van de buenos y están todos los días a MANIPULACIÓN SEGURA y a rentabilidad de sus destrucciones segura

2 de julio de 2015

José Repiso dijo...

Unos se esfuerzan miles de veces más que otros a contraprotección y a contradignidad y no tienen ni un trozo del camino sin zancadillas; mientras que otros totalmente nada y, siendo nada, se atreven a decir -o lo venden los HdP- que es mucho y encima lo tienen todo a favor -o bastante por seguro- y reciben miles de compensaciones por nada, o por ser HdP sin límites para no serlo y sin escrúpulos.

* Pues todas las astucias -y los negocios y las mentiras que conllevan- se acaban o son imposibles con límites de vergüenza y de ética. Pero ¿saben lo que es eso?

17 de septiembre de 2011