------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

sábado, 26 de septiembre de 2015

El camino, el bien o la educación de la verdad no necesita al poder para ser ella misma. La verdad se pierde en cuanto una educación, un método cívico o de supuesto bien amparan a una sinrazón; asimismo,  la verdad se pierde o no se permite en cuanto una educación o una organización supuestamente cívica impiden o censuran a cualquier racionalización irrebatible (y se demuestra que es irrebatible porque, únicamente con la aplicación de todas las reglas de la razón, y nunca otras, no se ha rebatido).Las cosas como son, sí, la educación ética no existe en cuanto se ningunea al que ha demostrado razón; pueden llamarle a fuerza de muchos poderes "educación" o cualquier cosa impuesta, pero racional u objetivamente no lo es.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

El mundo no ha mejorado jamás por otra cosa que no sea atender a la verdad y usar la verdad.
El mundo no ha mejorado jamás por los buenistas o por esos que están seduciendo con buenas palabritas todo el día -por rentabilidad de protagonismo-, sino por quien se dio cuenta que la esclavitud era un error y luchó contra ella, sino por quien aclaró o demostró cualquier otro error y luchó contra él, sino por quien no se dejó llevar por los mediáticos prejuicios y por lo que los poderes -para su prioritario su interés- inculcaban.

¿Qué reconoces, la verdad o tu conveniencia?; porque, precisamente, uno de los enemigos de la verdad es tu conveniencia, o sea, servir a tu gusto, a tu interés, a tu subjetividad... o servir a los injustos intereses creados y que a ti te benefician de la sociedad.

13 de diciembre de 2013

José Repiso dijo...

LO QUE MUCHOS HACEN OBJETIVAMENTE SE HA LLAMADO SIEMPRE "CULTURA".



Todo lo que se sigue por muchos se hace pasar por cultura; sí, y hay que considerar que las mentiras han tenido los mayores seguimientos de la historia.

Cierto, los recursos para que se acepte una mentira son muchos -por medio de incontables trucos, de poder y más poder-, los recursos para que se acepte una verdad son francos y muy limitados.

12 de diciembre de 2013