------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

martes, 29 de septiembre de 2015

La vida, para que sea vivir lo que tengas (y defiendas) en adelante, te obliga a vivir.   De igual modo, la ética, para que sea ética lo que tengas (y defiendas) en adelante, te obliga a defender "lo que hay objetivo" o lo que te demuestran racionalmente, si no quieres caer en lo contrario o en su desprotección o en lo corrupto
Así es, por la ética o moral o cuando te demuestran con razón algo, hay que darlo todo, pase lo que pase -todo apoyo- porque lo contrario es caer en o irte hacia la corrupción. 
(La razón únicamente es el conseguir algo irrebatible con solo la aplicación de las reglas racionales, ésas que nunca son tuyas o de conveniencia, sino imparciales que siempre adquieren -las use quien las use- un conocimiento real.)

2 comentarios:

José Repiso dijo...

LA DEMANDA TUYA ES LA BASE DE LO QUE TÚ HACES Y ALIMENTAS: Se suele decir mucho: "Es que eso gusta a la gente, eso demanda la gente" Pero todas las injusticias, crueldades o injusticias son... UNA DEMANDA. Si la prostitución no se demandara en ninguna parte del mundo mañana a las doce, pues mañana a las doce se erradicaría totalmente la prostitución. Si no se demandara productos fabricados con mano de obra infantil, pues no existiría la explotación infantil. Si no se demandaran armas mañana a las doce, pues no habría guerras. Es decir, que los demás demanden mierda, no significa que tú también la demandes -cediendo o vendiendo tu alma a eso-. Eres tú precisamente el que tienes que decidir lo que quieres y protegerlo en la practica o en los hechos, demandando lo correcto en los hechos. No lo contrario.

-----

Todos los minutos del día atiendes a cerdos interesados mediáticamente, pillos de la imagen y de la palabrería, y te vas tú también cerdeando INVITABLEMENTE, sin darte cuenta. --- Si tú vas al campo, ¿a que no se te ocurre ATENDER a los que están ensuciando?, pues sabes que el que está limpiando es el que tiene la razón: limpia y deja en paz lo natural. Pues, la razón aclara, desenturbia de corrupciones, desconfunde de manipulaciones y deja en paz a cómo son las cosas.


LOS ÚNICOS INTOLERANTES SON LOS QUE IMPIDEN LA RACIONALIDAD, ¡Y NADA MÁS!,
porque únicamente loa razón es la proteccionista de todos los derechos, del no error o de cualquier bien, sí, únicamente ella da una plena e inengañable protección.

17 de octubre de 2013

José Repiso dijo...

Una persona, un grupo o un país en la sinrazón (o sea, en la violencia porque ya la sinrazón es violencia, germen y desarrollo de violencia) ya pierde toda autoridad y legitimidad para todo; y lo que hace no es válido que, por tal de que no te lo impongan, debes hacer todo lo que sea necesario.
----
Cuando niegas una verdad -a intolerancia y a antiética-, ya todas las verdades están realmente amenazadas por ti.
11 de diciembre de 2014
---
Siempre voy a lo mismo: No hay ética, no hay vergüenza, ni honestidad, ni civismo, ni humanidad, ni decencia..., ¡nada de eso!, si se esquiva al esfuerzo constructivo o el de la razón, sí, si se esquiva la dignidad del que juega limpísimo CON UNAS ÚNICAS REGLAS -no con miles que hay irracionales-, cara a cara y frente a todo. Si se esquiva el camino, pues no hay camino. Si se esquiva la luz, pues creas todas las injusticias o todos los mecanismos de injusticias -sin luz-. Exactamente lo que han hecho los intelectuales españoles.
11 de enero de 2015

---

Durante más de 10.000 años jamás las estructuras sociales crearon alguna facilidad para la verdad (o para las mujeres en sus igualdades). Ahora, de un forma totalmente objetiva, la cultura -repletamente llena de los intereses creados de los poderosos y de los corruptos que viven a costa del pueblo- de ninguna manera va a permitir el acceso de la gente a la verdad. Sí, conocen, pero pillerías del mercado y de los HdP aprovechados (las ovejas se podrán adaptar, pero los lobos se adaptan mejor, con mejores camuflajes.
---
AMAR NO DEBE COSTAR LA LIBERTAD. En ética, también, la patria no debe costar la verdad; ninguna imagen de algo, tradición o defensa social debe costar la verdad. Jamás, se empezaría a corromper la misma ética. Pero los poderes fácticos o de los intereses establecidos o predominantes te lo justifican (por una finalidad buenista o con engaño del buenismo corruptor) y te lo enseñan o te lo inculcan a ti y a tus hijos (siendo tú un colaboracionista de tal corrupción)

4 enero de 2015