------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

jueves, 30 de octubre de 2014

Nunca se debe evitar la responsabilidad sobre la realidad ni evitar saber conscientemente cuáles son los daños o errores.  Pero, muchos sí lo hacen con:
Autoengaño, trampean a sus propias conciencias por no sentir culpas ni remordimientos y,  así, consiguen una vía libre muy rentable, un todo vale,  para justificar todos sus juegos sucios y, en tal ventaja, triunfar.
Engañar o confundir o manipular a quienes, como testigos, puedan ya reprobarles o condenarles éticamente algo.  Claro, es solo -en conveniencia- la eliminación de cualquier testigo o testimonio de la conciencia, incluida la de las personas con las cuales conviven o son de sus convivencias (por eso, con todos los recursos interesados, sobre todo de mediación y de sobreprotección, los confunden, los debilitan pisándoles solapadamente derechos humanos o los manipulan).

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Resumiendo, con el AUTOENGAÑO se elimina tu propia conciencia y, con esa vía libre o ventaja, ya se consigue una "licencia para matar todos los deberes éticos", en evidencia ya teniendo así miles de facilidades o accesos al éxito y al poder.


Con el ENGAÑO (por todos los medios: confusión, entretenimiento o cortinas de humo, manipulación, etc), se elimina la conciencia que es testigo, o sea, la que puede señalarte o acusarte de algo.


ENTONCES, ¡YA EL NEGOCIO ESTÁ EN MARCHA Y ES INFALIBLE!, ¡REDONDO!,

PREMIOS, RIQUEZAS, INFLUENCIAS, CONFERENCIAS PREPARADAS, PROTAGONISMOS DE IMAGEN Y DE CURSILERÍA, TARJETAS DE BIENES PÚBLICOS..... ABSOLUTAMENTE SON SEGUROS.

José Repiso dijo...

LA CULTURA SIN MÁS ES ENGAÑO


La cultura no está en manos de lo impoluto, sino de lo contrario. Cultura es y será siempre una IMPOSICIÓN DE LOS INTERESES MÁS SOBREPROTEGIDOS CON PODER, sí, es inevitable contagio de mierda. Un ético jamás debe buscar "cultura", sino lo opuesto o "cultura insobornable o ética".
Exacto, debe buscar conocimiento honesto y responsable, y creatividad que también sea libre de ser controlada o manipulada por intereses no ético-racionales.