------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

viernes, 24 de octubre de 2014

BAJO LOS PODERES Y LOS ASTUTOS CÓMPLICES DEL SILENCIO
(siempre el silencio tiene una máxima rentabilidad para los intereses redondos de algunos y para la injusticia que crean; exacto, si "al que le has hecho un daño" de inmediato lo silencias o al que tiene razón, pues infaliblemente eludes toda responsabilidad y conciencia y, al momento, fácilmente a sin alma y en cobardía,  IMPONES TU MENTIRA al destruir a quien te la puede demostrar y denunciar).
La valentía  y el verdadero esfuerzo únicamente va en función al poder de quién te enfrentas, y más si no tienes algún poder ni recursos. ¿A quién se han enfrentado - a qué sinrazón, que digan solo una en concreto- los falsantes españoles? Pues de una manera totalmente demostrable, rigurosamente objetiva e irrebatible, ¡a nada! elevado a todo. ¡Qué vanidad total del mal! Y encima son premiados, así es: nazismo protege solo a nazismo

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Algunos deciden y dictan que la dignidad es de ellos; y ¡ya está!, ¡ya no se puede hacer nada! Por uno u otro motivo -en sobreprotección- la dignidad es de ellos solo, Dios es de ellos y la familia es de ellos. O sea, ya han agarrado los frutos o subsistencia de otros o les han ido matando así.

Como la dignidad forzosamente -o como prioridad- es de ellos; ya ¿para qué se necesita matar?

-----

NO SE PUEDE RESPETAR AL QUE DESTRUYE porque, si lo respetas -lo cual conlleva no reprobación y consentimiento-, destruirá más. Éste es un principio ético esencial.

En España, en lo que es demostrable, todo es poder, mentira y, además, saber -por una imagen o hipocresía- venderlo. Todo valor ético lo destruyen, toda razón la destruyen o, aun, les entra por un oído y se les sale por el trasero. ¡Nada!; al final cualquier asesino ha recibido más dignidad que yo, y más derechos, y ¡todo! Ahí solo vale ser un inmoral y, con todo a favor, saber venderte para sacar más rentabilidad de eso. Y lo harán siempre, directos van a hacerlo otra vez, dentro de unos segundos, mañana y siempre.

------

En cada país hay cientos y cientos de asociaciones "en defensa" del amor, de la paz, de la libertad, contra el terrorismo, contra la muerte, contra los "malos", etc., derrochando muchos recursos y UTILIZANDO esas posiciones casi siempre para fines interesados. Sí, para muchas de esas asociaciones están "los que cuentan" y "los que no cuentan" en evidente intolerancia. Con eso, con unos mismos esfuerzos, "el que cuenta" es uno y no otro; y, por la dignidad mínima, "el que cuenta" es uno y no otro -el que para ellos sea el "humano válido" más apegado a sus intereses-.
O sea, por defender lo bonito todos se apuntan -¿quién no por lavarse la conciencia o por publicidad?- aunque no haya una coherencia práctica o una verdad sin venderse o sin trucos.

15 de agosto de 2012

José Repiso dijo...

Tú -si tienes alguna responsabilidad intelectual, o sea, que difundes opiniones o pensamientos- estás influyendo en parte alguna a la sociedad, estás sembrando en ella por lo que en concreto difundes y creas de cultura; por lo tanto, dependiendo de tu sembrar, habrá siempre unas consecuencias -siempre las hay- o unos frutos. Sí, lo que no puedes eludir es que, sembrando irracionalmente, pretendas atribuirte frutos de racionalidad; que, sembrando no apoyos al que se esfuerza racionalmente, pretendas atribuirte frutos de racionalidad -o de ética-; que, sembrando censuras y ninguneos totalmente injustos de indignidad, pretendas ir de no equivocado -y de exento en complicidad- ante las consecuencias -siempre las hay- que creas de manipulación y de graves daños de un mal ejemplarizar la cultura o de no mejorarla.

Sembrando con indiferencia, con no reconocer, con no saber valorar, con ninguneo al que demuestra, con intolerancia -no dignificación-, etc., no puedes recoger fruto ni de ética ni de verdad.

4 de julio de 2012