--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 31 de marzo de 2014

Hay demasiado decir que no dice nada, pero que todo poder lo seguirá diciendo -las fantasías mediáticas siempre convencen, tras todas las astucias de criminalidad ética posibles-.
Como no saben pensar por lo correcto, valoran a los que no piensan; como no saben ser valientes, valoran a los cobardes vendidos hasta la médula.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

No solo las leyes prohíben y no solo las balas matan.

Anónimo dijo...

No hay peor cobardía que no querer valorar