--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 3 de marzo de 2014

SABER VALORAR es la base de cualquier civilización y de cualquier humanización, es decir, es el RESULTADO -objetivo- de que se ha aplicado bien la racionalidad ética sin otros intereses privados o de conveniencia parcial. Sí, es lo más importante, el contenido sin engaños o trucos, la prueba de que se va correctamente por el camino adecuado sin errores, el fruto -no corrupto- del haber cumplido con lo más humano.
 Al saber valorar se consigue:
- El valorar conscientemente "lo que tienes".
- El valorar y reconocer con autocrítica "lo que haces".
- El haber valorado -o sea, el tenerlo claro con reflexión y con criterios éticos, no demagogos o de grupo mediático, de moda o de presión- "lo que vas a hacer" de correcto.
- Y el valorar "lo que tienes que renunciar" para no ser parcial, interesado o injusto en algo.

SABER VALORAR es siempre no alejarte de lo imprescindible: de la razón ética y de quienes la demuestran (sí, algo que tiene los mayores riesgos o esfuerzos: prioridades, renuncias, y miles de choques contra los que se dejan llevar fácilmente por lo contrario).

1 comentario:

José Repiso dijo...

Si matas, matarás a alguien solo; pero, cuando no sabes valorar, lo destruyes todo.