--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 20 de marzo de 2015

La mayor violencia es negar -o impedir o no reconocer- derechos, negar la dignidad y SILENCIAR la verdad sobreprotegiendo otra cosa. Cierto, si tú niegas así estás violentando los derechos humanos de alguien, estás violentando la dignidad de alguien o estás violentando los pilares de la civilidad con negar lo racional. Pues así van, señalando a otros violencias que realizan ellos, los mediáticos de todos los días usando todos los mecanismos de la mentira y de la violencia. Siempre, porque el que no pone razón, impone sinrazón.
Si tú estás violentando a la verdad sobreprotegiendo mentiras mediáticas, ¡tú eres el violento, el insultador verdadero de todo lo ético-bien y determinas objetivamente sinluz, sinrazón y violencia!

Los ultragenocidas tertulianos de los medios ultraterroristas españoles y los escritores españoles del "naziescribir" cómplice-dictador deberían haber sido ya condenados justamente, con las mismas condenas que se aplican a los nazis.  Por ¡basta de sus objetivas destructores!
Por bien será lo que diga o lo demuestre la razón, no tu ¡cabezón! dictador

1 comentario:

José Repiso dijo...


Es más que estúpido quien hace clasificaciones emocionales: el que ama y el que odia. O los que aman y los que odian, y ¿quiénes son los que aman?, ¿los que no toleran jamás a los que son comunistas o a la libertad ideológica como son Sostres, Losantos, Tertsch? ¿Quiénes son los que aman?, ¿los católicos santicos que no toleran a los homosexuales y a sus dignidades? Lo digo claro: En España todo el que dice que ama, ¡miente!, pues ama a lo que le conviene, como un fariseo, nada más.Amar es solamente aplicar reglas limpias y no de conveniencia o astutas, de ésas que esquivan cualquier reconocimiento.

15 de mayo de 2014