--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 27 de marzo de 2015

La época más"políticamente correcta"de toda la historia (basada en palabritas bonitas o correctas, rigurosidad de obediencia, no protesta, respeto exquisito a todo lo que implica poder, resignación y reverencia) fue precisamente la más oscura, la más retrógrada, involutiva e ignorante -se prohibía el libre conocimiento- que ha existido: la Edad Media.

Sí, por eso algunos quieren imitar eso y esconder gran parte de la realidad, y esconder la mitad de las palabras (injusticia, violación, tortura, humillación, indignidad, explotación, etc.): engañar por decreto -y, luego, decir por burla a la verdad "que se respeta"-.

¡No!, hay cosas que no tienen tanta bonitez y palabras QUE HAN DE USARSE y no son nada bonitas, sino son horribles ("injusticia", por ejemplo, es horrible). Pero se tienen que usar porque existen, o sea, esas palabras y lo que significan en hechos existen; y taparlas o exterminarlas... no es bueno porque, asimismo, se extermina lo que son en su mismísima realidad. La palabra recesión es horrible, pero no se puede esconder porque nadie actúe ante lo que significa -y así todo-. También la palabra complicidad es muy desagradable.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Cada uno se lo monta -y contra los hechos o contra la ética- con su "teatro de bueno"; y, cuanto más poder tiene, más "teatro de bueno" IMPONE; y, cuanto más mediación y negocio de influencias y de peloteo, pues aún más "teatro de bueno" IMPONE a toda falsedad para ya pudrirlo -de ellos- todo. Pero, detrás de eso, queda lo mismo, la realidad, lo que es verdad bien pisoteado por ellos, lo que niegan y lo que pisotean, los hechos. En todas las partes del mundo se pisotean los derechos humanos -no hay sitios privilegiados o exentos de eso- pero, en algunos lugares, se pisotean cientos de veces más que en otros; precisamente en donde más poder hay para decir o imponer que no lo hacen o no hacen nada o son muy buenos -para sus conveniencias de más poder y de mentiras-.

14 de mayo de 2011

José Repiso dijo...

En luchar contra las más graves injusticias, con demasiadas pruebas, he sido el pionero perdiendo recursos en ello, en renuncias a complicidades y con demasiadas amenazas..., pero siempre me he quedado solo o lo que es el exterminio de la dignidad. Como un HdP español, en la comodidad, en la complicidad y en sus beneficios, en la pasividad y en pillería ayudando siempre a lo injusto y a su conveniencia, se atreva a decir que él ha luchado antes que yo o que ha luchado éticamente, le parto la cara (pues tengo derecho a defenderme, a defender principios o derechos universales y a defender un basta ya contra HdP españoles).

1 de diciembre de 2011