--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 13 de febrero de 2014

Todo es MENTIRA en España; es la mentira per se, y no más. Si te hablan de algo, ese algo ya es mentira; si te hablan de respeto, siempre en total mentira, pues el respeto es exactamente lo contrario; y si te hablan de verdad, ¡escupe!, pues es lo contrario. ¡Todo es mentira!, pues jamás ha sido válida una razón, jamás ha sido válido un verdadero esfuerzo y jamás ha sido válida alguna mínima dignidad. Es escenario pillo, es objetiva determinación de la cultura del esconder y del salvar lo impune -que fue la franquista-, montaje, embalaje, cáscara, estupidez vendida con mucho poder y con todos los trucos posibles: vanidad de vanidades.
Y  como a ellos les beneficia, les da igual. totalmente igual, ¡que sufra quien no le beneficia! 

3 comentarios:

José Repiso dijo...

Hay una prueba totalmente racional de quién es un perverso de la comunicación:
- que él considera violencia casi todo lo que hace el que lucha por sus derechos,
- que él considera injusto todo lo que le conviene (no el maltrato animal, no el desahuciar a los pobres con recortes o especulación, no las mentiras, etc.), no lo que es real y gravemente injusto.

- que él considera honestidad reconocer nada más que lo que le conviene

- que él considera dignidad la que le conviene

- que él considera respeto el que le conviene

- que él considera TODO lo que le conviene
---------


A cualquier mentira, cualquiera que sea, le es imprescindible hacer la pelota por colarse -impune y premiadamente- en los mecanismos proteccionistas de la sociedad.

Ése hacer la pelota es implantar o forzar un buenismo sobre algo que es objetivamente irracional -o que porta sinrazones-. Es decir, cualquier injusticia quiere forzarse como buenismo -para triunfar como injusticia- y, entonces, utiliza todos los elementos astutos o rastreros: justificaciones rastreras, pillas partes positivas, óptimas cortinas de humo, resaltar la parte buena de cualquier hecho cruel -pues científicamente todo hecho tiene una pequeña parte benévola o no mala-, etc.

17 de octubre de 2013

José Repiso dijo...

No existe cultura no dirigida -como dijo Nietzsche-; la cultura tiende a salvar siempre unos objetivos de los que dominan -a concepciones de clase, de poder, de rentabilidad económica, etc.- Cada cultura utiliza a todos como piezas de un ajedrez para tales objetivos, valiéndose de todo lo injustificable, y valiéndose de escritores-intelectuales-payaso o de alma puramente nazi que trabajan de rodillas para ella.

José Repiso dijo...

TÚ VES CRUEL LO QUE TE CONVIENE. Cuando contaminas, eso tiene consecuencias crueles ambientales, incluso causas enfermedades a los demás por esa contaminación. Pues así están de "invisibles" las crueldades, tú ves cruel lo que conviene; y al otro le conviene otra cosa y al otro otra cosa. Y todo únicamente porque no se valora al que demuestra, al que desconfunde, al que aclara y distingue, al que profundiza, al que detalla qué es cada valor y los hace todos coherentes. La única causa es esa. Alguien puede demostrarte algo; pero, si tú no lo valoras, ayudas sin duda a que gane la sinrazón -y toda injusticia es una sinrazón-. Y te digo más: Cualquier permanencia de la crueldad nace de los que siembran la sinrazón. Sí, de esos que ayudas todos, absolutamente todos los días mientras ninguneas evidentemente a los que demuestran. El ÚNICO que aporta algo en bien objetivo -sin cabida a trampas- es el que se esfuerza racionalmente: desconfunde, aclara, vence tópicos y seudoverdades, y no deja pasar reglas de lameculismos y de sobreproteccionismos exterminmadores.