--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 6 de febrero de 2014

LAS TÁCTICAS DE TODO INTOLERANTE Y DICTADOR
Una vez que un desalmado tiene el poder, siempre -para anular al que reacciona solo racionalmente- utiliza estas indignas tácticas:
- Obedece -y anúlate en tu libertad de expresión- por la la imagen del país -así, patrimonializando una imagen que él idealiza, condena una contraidealización o una diferencia y hay que callarlo todo-.
- No puedes poner en duda las instituciones ni todo lo que yo hago -cierto, desaprueba y reprime el acto racional-.
- Tus acciones todas crispan porque van en contra de mis acciones que -en paranoia- nunca crispan -no hay autocrítica-.
- Yo digo "verdades"  -aunque se le hayan demostrado mentiras-; por lo tanto, debes confiar sin más en estas "verdades" -hasta que se demuestre que TAMBIÉN pueden ser mentiras-.
- Estas medidas son las decisivas para solucionar este problema -pero no se ven resultados reales de solución- y, si vas en contra de ellas, haces un daño enorme a nuestro futuro -eso es, un mesianismo o un dictado del CREER A LA FUERZA-.
- España iba a ser intervenida, iba a ser perseguida, iba a caer totalmente arrasada, etc. hasta instalar un  miedo inventado para manipular.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

La injusticia es, sobre todo, un desigual trato a una misma condición y a un mismo logro racional (así es, de un ser humano sólo se sabe que ha recibido injusticias en tales resultados, que "están ahi" o forman parte de los hechos ). Por lo tanto, objetivamente, la persona que más injusticias ha recibido es aquella que, a unos esfuerzos y con unos mismos derechos humanos, tiene resultados contrarios -para su dignidad- a los que cualquier otra persona. Y que tú no recibas las injusticias que recibió un ser humano no significa que no existan o que se eliminen, sino que en ti no; y a veces las pisoteas más en desprecio. Por ejemplo, en concreto a un mismo esfuerzo, uno en hechos -que se ven o demostrables- tiene algo en dignidad y otro, en consideración paria, humillación.
-----------

A los más débiles SIEMPRE les toca perder los derroches, los descuidos y los abusos de imposición que SIEMPRE hacen los que tienen poder y privilegios. Pero a los débiles, ¿QUIÉN LOS DEFIENDE?, pues quien arriesga el alma y el pellejo por ellos, o sea, no se defienden desde la comodidad y con grandes lemas o palabritas o elegancias cómplices de los que se aprovechan de esconderlo todo, sino desde la implicación o desde el hondo compromiso. Tened en cuenta que siempre la primera respuesta de las injusticias es el servirse del silencio -hacer callar, ningunear, controlar y esconder informaciones, etc.

Pero, desde lo cómodo, sin arriesgarse a nada, sin sacrificio alguno, sin molestarse en nada, sin gritar o sin protestar decididamente, ¡nunca!

----

Bastantes vienen a la vida solo a frenar y desproteger a lo racional, algo que significa que toda sinrazón -gracias a ellos- va ganando a través de la confusión, de lo oscuro, de la máscara y de la corrupción justificada.
Y no se dan asco de sí mismos, por venir a la vida a eso, a ser solo obstáculos para lo único que construye.
-----

Si se te da -bajo las presiones de mediatización de ahora- una mierda y una flor PARA ELEGIR, sí, se ha de tener una mínima capacidad de elección -algo que lo consigue "tu comprender y tu priorizar valores". Por lógica-ética se debería elegir la flor, eso es. Pero, ¿y si los hechos indican que se elige la mierda?, con lo indignante que es... y lo desagradable en olor mental, que se elige una y otra vez por frivolidad, por morbo, por indiferencia, por estar con muchos, porque te bombardean eso unos espectaculares medios, porque no se atiende al reconocer el verdadero y ético esfuerzo, etc.

---
Hay quienes se pasan la vida únicamente APROBANDO LAS CRUELDADES porque les benefician de una u otra forma (y alineados a ellas tienen evidentemente menos problemas); y así nunca se elimina una injusticia en el mundo por ellos -que crean otras decenas de injusticias sutilmente-, esos solo ayudadores de lo cruel que siempre van buscando astutamente el justificar lo que les conviene para DESPRECIAR -en su práctica- los principios éticos, esos... chupones-rastreros.

28 de noviembre de 2012

José Repiso dijo...

Primero inventan un mal (por ejemplo: España iba a ser invadida por los comunistas) y, ante eso, ya justifican todos los más crueles remedios.

Por ejemplo: Si quiero maltratar a un perro con total impunidad, primero me invento que tiene un gran mal -la rabia- y, así, porque lo tiene ya es justificable darle hachazos para salvar a los demás de él.

¡La crueldad nazi ya estaría así buenizada y santificada!