--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 20 de noviembre de 2012

Todos AYUDAN DIARIAMENTE a los que destruyen, sin duda, sin una mínima duda racional. Pero ¿por qué?
Pues, porque:
- Porque el mentiroso mediático tiene métodos de halago y de seducción; y la verdad o los principios éticos precisamente exigen lo contrario: el no utilizar trucos de halago, de chovinismo, de peloteo, de demagogia, etc. para maquillar o disfrazar o confundir nada.
- Porque siempre el reprobar algo con ejemplarizada autoridad ética es "parar los pies" a alguien en sus errores; y, claro, a nadie o a ninguno de los que actúan con errores les gusta que les digan que tienen errores. Por eso, siempre se prefiere el que no reprueba nada, sino consiente, se hace cómplice -beneficiándose de "no molestias"- de ellos o, bien, se las chupa para destruir todo lo que se pueda.
- Porque la mediación -tirando a las complicidades y al  borreguismo- o el rol de la actual mediación  es servir a lo espectacular, a eso que llama la atención aunque no diga nada, sino que distrae, causa morbo o cachondeo mental o loqueo de masas -fanatismo-.

5 comentarios:

José Repiso dijo...

Hay otro truco de bruto cinismo que consiste en decir que "a la gente no se les ha obligado a meterse en hipotecas".

Claro, la gente va por las necesidades mínimas (comida, vivienda, salud, trabajo, etc.) y siempre irá por esas necesidades mínimas y el Estado o las instituciones de protección democrática -o de derechos- tiene la obligación de que en eso no haya nunca abusos, es decir, tiene que proteger a la gente, ¡ese es su deber!

José Repiso dijo...

En la vida, si no se renuncia a proteger a lo mismo -en donde están manidos los mismos intereses y errores- nunca se ayudará a algo ético, eso es así de claro.

José Repiso dijo...

Si no permites, apoyas ni valoras a quien tanto ha estado sembrando razón-ética ¿qué beneficio haces al bien o a la razón-ética?

Esto es lo que esquivan muchos españoles UNA Y OTRA VEZ, y no se enteran, y no son conscientes ni en un ápice.

Siguen y siguen, al montaje destructor del buenismo perverso o de la confunsión de color de rosa, y no paran así de destruir.

José Repiso dijo...

Si no permites razón ¿cómo va a haber razón?, H de la gran mierda; si no permites a Jesucristo realizarse en algo ¿cómo va a haber cristianismo?; si no permites que se vea la luz, ¿cómo se va a saber que está ahí?

Y así todo... ¡pero no lo permiten!, son duros de mollera puerca.

José Repiso dijo...

En la sociedad, se construye y se destruye; en la vida, se construye y se destruye; y porque sigan los valores éticos, se construye y se destruye.
Pues la prueba infalible de que se construye es que se APORTA racionalidad y soluciones, ejemplaridad y desobediencia -denuncia- a las injusticias.

Sí, Jesucristo, Gandhi, etc. lo hacían, pero ¿con amabilidad los ayudariáis? No casi seguro, ya que es muy incómodo salirse del "silencio cómplice de los corderos" y el bien sin influencias -sin poder- a lo miserable no se reconoce.

Existe un "odio subconsciente" de no ayudar a lo que no es poder (gusta arrimarse a los grandes aunque sean corruptos, a los imponentes con violencia de injusticia -la peor-, a los influyentes, a los demagogos porque son reflejo de los que los escuchan, a los guaperas, a los de buena raza, etc.)


... ¿Quién se arrimaba antes a los muchachos con Sida, podridos de recibir rechazo y desafecto?, ¿QUIÉN?, que se atreva a decirlo alguno.
---
A veces un pastor -en el error- lleva a todas sus ovejas hacia un precipicio aunque, mientras van caminando, todo parece creíble en autoconvencimiento -éste de idealismo, de hipocresía y de demagogia-. Pero ocurre que una oveja se descarrila y se da cuenta de todo.

-----

Lo único bien que puedes hacer por la sociedad es EL DEJAR DE AYUDAR A SUS INTERESES PREDOMINANTES (en beneficio de la razón ninguneada por el marketing y del débil que lucha en desprotección total de lo sensato).

-----

DEL HAMBRE:

Sí, en el mundo disfrutan con no ver estas realidades; porque "ojos que no ven, corazón que no siente por ellos". Y prefieren OCULTAR, OCULTAR Y VOLVER a ocultar con una u otra justificación... inhumana; pero ¡DE LO QUE PASA MUY GRAVE EN EL MUNDO! no hay que ocultar absolutamente nada, y se lo digo a sus intolerantes caras, pues no toleran conscientemente lo grave que existe.

18 de agosto de 2011 07:46

SABER VALORAR ES LA ÚNICA INTELIGENCIA ÉTICA:


Saber valorar -apreciar y reconocer- atendiendo humildemente a unos valores éticos en rigor y al esfuerzo verdadero desde unos mínimos recursos -de influencias, materiales y de poder-, es LO ÚNICO QUE DEMUESTRA OBJETIVAMENTE UNA INTELIGENCIA ÉTICA.

Pero eso es una decepción en la mayoría de "ese teatro de hipocresía y de miseria de alma" que representan, y dejándose llevar siempre más por el tener -apariencias- que por el ser, así es, lo mismo que fue una decepción para Sócrates, para Galileo, para Cervantes, para Vallejo, para Lorca y para... tantos.

-----

SABER VALORAR exclusivamente con unos criterios éticos es LA ÚNICA PRUEBA de que se tiene una digna inteligencia, de que no se está en el error y de que se es una buena persona.


Todo lo que eliges para tu hijo, lo eliges muy bien hasta el último detalle; entonces, cuando eliges apoyar a alguien por una responsabilidad social, ¿por qué tienes tanta ligereza y vanidad? Así es, vas rápidamente a apoyar al famoso de turno, a lo que el marketing te ha vendido, a donde van todos fanáticamente, pero al que se esfuerza de verdad sin tantos ventajas de trucos LE FALLAS, porque falla tu ética.