--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 2 de noviembre de 2012

Toda crueldad que ha habido a lo largo de la historia ha sido creada por una mentira (la mentira de la especulación, la mentira de la superioridad de la raza aria, la mentira de la superioridad del colonizador o de la superioridad del dogma islámico o católico, la mentira del dictador de ideologías, la mentira de crear un miedo para que sea más fácil la demagogia, la mentira del frivolizador, la mentira del nacionalismo a toda costa, la mentira del negador de evidencias reales o de la misma razón, etc.).
Pero, ¿cuáles son siempre los pasos de la mentira?
- Representar -en superioridad- a una mayoría o a Dios o a unos intereses que se imagina generales.
- Crear un miedo o un enemigo que nunca es él, ya que es "amiguito" de la patria o de "todos".
- Frivolizar sobre los que sufren vejaciones en sus derechos o libertades, que él ha consentido.
- Ocultar a quien pone en evidencia sus errores, distraer y exaltar causas muy generales o abstractas o vacías.
- Justificar lo injustificable con una gran batería de cosas aparentemente justificables, con el poder mediático.
- Ningunear, impedir y destruir la dignidad de quien demuestra en sus esfuerzos desprotegidos o en su aportar razón; ya que éste es el verdadero obstáculo por conservar su poder (el poder es inversamente proporcional al apoyo de la razón, y eso él lo sabe).
- Discriminar al disidente o al imparcial o al que demuestra razón, pues son sus molestias.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Y, en el fondo de toda esa defensa de la mentira o camino hacia la destrucción, está el intelectual de la mentira.

¿Cómo procede éste para abrirle paso a la mentira o a sus mentiras -las cuales siempre le benefician en imagen, en influencias, en estatus social, en representador de líneas de dominación de moda o grupales-?

- Lo primero de todo, saca sus lemas -destornillados en razón- de conveniencias, de facilismo demagogo, de piropeo o de hacer la pelota al primer postor: "en todo hay grises" -dice-, "la verdad no existe", "hay que vivir la vida", "sé positivo", etc.

- Lo segundo, es hacer sombras al que se esfuerza mucho más que él (ya que tiene desprotección, y el esfuerzo es la calidad de la aportación directamente proporcional a la desprotección) y que defiende la verdad, pues es su molestia, ése precisamente, al que condena al máximo sufrimiento: ninguneo, exterminio de la dignidad, desconsuelo, olvido, represalias en cerrarle caminos por su poder de HdP y pisoteo en vida de total humillación.
---------

Sobre lo primero:
Todo lo que realmente funciona está basado realmente en verdad; por lo tanto, objetivamente existe. Un avión, por ejemplo, únicamente está creado y fundado por verdad, o una medicina, o una justicia, o cualquier sistema cooperativo, en fin, millones de cosas (lo que funciona).
Lo peor es que, ellos, van al facilismo, a frases muy bonitas, literario-culebrón, pero... vacías de un mínimo contenido coherente.

"Vive la vida", eso lo sabe un tonto, pero... habrá que vivirla exigiendo el bien, no consintiendo lo injusto, escuchando a todos, etc.
El defender el cómo, en ejemplaridad, eso ya es coherencia.