--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 24 de noviembre de 2012

Si tuviera que elegir entre la ética que ideó Hitler y la que convienen muchos intelectuales españoles, siempre elegiría como menos destructiva la de Hitler. Ya podéis imaginar la que manufacturan estos HdP o crueles totales a sus antojos y en la total irracionalidad.
Sí, ellos la buenizan o positivizan el mal con todos los trucos y astucias posibles; y la venden de color de rosa como todo lo contrario a lo que realmente es. En eso precisamente consiste en mal; en "meter gato por libre" -sinrazón por razón o antiética por ética- con mucho poder, pillerías de juego sucio o recursos usurpados o corruptos, sin reconocimiento de razón o conciencia.
Claves: Lo importante no es que defiendas una causa ética, sino que, defendiéndola, defiendas al mismo tiempo otra que es demasiado antiética -eso es lo cruel-. También, los "instrumentos humanos" que deben manejar los valores éticos no pueden ser: infravaloración -no saber valorar-, censura, indiferencia o alineación sin condiciones -venta de alma-.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Una racionalidad privada o de conveniencias NUNCA es racionalidad, sino un engaño.

Pues cada interés dominante en la sociedad IMPONE siempre su racionalidad privada, de total injusticia y engaño.