--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 6 de noviembre de 2012

Cientos de millones de personas FUERON CONVENCIDAS -casi plenamente- por Stalin, millones fueron convencidas por Hitler, millones fueron convencidas por Ayatolá Jomeini, millones fueron convencidas por Mao, millones fueron convencidas por Bush, etc.; pero, tan solo dos o cuatro fueron convencidas por Miguel Hernández o, incluso, por Galileo. Así es, se repite y se repite, hay un FONDO HORRIBLE en el cual cae la mayoría -que mueven todos-: el ser convencidos plenamente por el irracional dulcificador de la crueldad - a solo mediación de estupideces demasiado emocionadas  o sublimadas por las demagogias-.
Sus emociones están guiadas -DIRIGISMO-, no por la valoración libremente crítica o racional, sino por la imposición mediática de la alineación, de la imagen y de un bla-bla recurrente de pensamientos únicos -irracionales- sobreprotegidos.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

Si yo digo algo racional, al momento, al español le entra por un oído y le sale por el culo; pero, si se dice algo irracional, se arrodilla o lo abraza, lo adora y lo sobreprotege. Y todo esto ya lo va inyectando en la cultura con una cáscara o imagen bonita.

Así germina únicamente lo cruel, es decir, con el mal al que se le da encanto subliminal por la mediación, por los poderes de mediación.

José Repiso dijo...

Si ahora un Galileo dijese un algo como que "la Tierra se mueve", eso les entraría por un oído y se les saldría por el culo.
Y ¡ya está!, ese es el camino, el ir corriendo a SOBREPROTEGER a lo cruel y a lo loco.

José Repiso dijo...

Si tú valoras ante todo el esfuerzo racional, jamás, jamás de los jamases te puede convencer un cruel; ¡ah!, pero haces lo contrario -con miles de justificaciones pillas que te han inculcado-.
Y te da igual, lo contrario te da igual, sus consecuencias te dan igual.

Así es.