--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 10 de diciembre de 2015

El fanatismo (cultural, religioso, ideológico, de élites sociales aprovechadas con un poder, etc) es que algo tiene que ser -por voluntad- a la fuerza, contra la verdad, a porque sí y, con todos los recursos usurpados, excluyendo a los que dan la luz
El españolaco o el cerrado de mollera suele decir "eso es así por mis cojones..., por tradición-cabezón, por sobreprotección en la tele" y se va al momento a seguir usurpando -a la verdad- espacios sociales o a adorar o...  a apestar a la Virgen.
La dignidad (o lo que en objetividad es el respeto a contradecires) únicamente está en lo que tú ofreces por la verdad  (siendo compatible con la verdad misma), eso,  te señalen de lo que te señalen y te acusen de lo que te acusen.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Los sin-alma nunca saben que no tienen alma; van a lo suyo, con muchos escenarios de poder y de espectacularidad, ¡les da igual no tener alma!
No apoyan a ningún bien, van de espaldas a la realidad y se creen sus propias mentiras. Y luego utilizan a la patria y a la cultura por sucias cobardías.
¡Jamás ha habido más intelectuales de alma vacía!
---
Luchar por la verdad (con compatibilidad con ella misma) supone incomodar (ponérselo difícil) a los que la impiden.
Luchar por la libertad supone incomodar a los que nos esclavizan.
Luchar por la justicia supone incomodar a los injustos (ponerles difícil que te pisoteen, no fácil)
Luchar por la verdad supone incomodar a los que mienten y manipulan
PERO JAMÁS PONÉRSELO CÓMODO PARA QUE LA CRUELDAD SE SATISFAGA, ¡A LO SATÁNICO!

José Repiso dijo...

El bien jamás admite indiferencias (ni excusas ni frivolidades): o lo proteges o lo matas.
Es igual a tu salud, o es igual a la razón-ética, o es igual al medio ambiente.
Tú proteges al bien (o al que aporta razón-ética) o lo matas; así solo es eso o así solo funciona objetivamente.
http://luchartieneunsentido.blogspot.com.es/
Si tú atiendes primero al que confunde, al que mediatiza la confusión o la sinrazón o al que impide reconocer la razón-ética, ¡tú eres un monstruo! por mucho que salgas en la tele, te respaldes cobardemente de lo dominante, de poderes o de sinrazones, así es, digas lo que digas con tu pillería manipuladora o te guste o no te guste a conveniencias

25 de octubre de 2013