--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 15 de diciembre de 2015

Al que no le importa la verdad (con el único método objetivo que hay para conseguirla: la razón), ¿qué puede ya importarle?
Sí, a sin alma, toda su vida consiste en trabajar para una falsedad de fondo, en representar un gran montaje inhumano o destructivo.
Y ¿CÓMO SE DEMUESTRA QUE NO LE IMPORTA LA VERDAD?
Pues, como la verdad únicamente se consigue con razón, ése descuida, evita y desprotege a quien demuestra o a quien ha demostrado únicamente -sin escudos, sin trucos o sin más añadidos- con las reglas de la razón.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

DECENCIA es apartarte de lo corrupto (sin que lo ayudes o lo consientas de ninguna manera).

Amar la VERDAD es apartarte de la sinrazón (sin que la ayudes o la consientas de ninguna manera)

José Repiso dijo...

Si las "formas" las tienes para justificar tu apoyo a la sinrazón o tu dejarla pasar en consentimiento o en complicidad, entonces claramente tales son corruptas o son medios para escudar al mal, disimularlo y servirlo.
Ninguna "forma de conducta" puede ser un maquillar o un adornar o un buenizar la sinrazón (siempre causante de un mal) para que parezca ética y, así, se premie y se fortalezca el mismo mal.

José Repiso dijo...

Toda clase de gente está deseando ir a la televisión o a cualquier medio de comunicación para venderse cada cual como santo o sabiondo-guaperas (a cualquier dictador le hubiera encantado acaramelar a todos así); pero, en el fondo, lo que vale (sin trucos) es lo que ha hecho dando la cara cuando hay que darla y denunciando situaciones injustas, Incluyéndose dar la cara por la razón-verdad-bien-ética.Y evidente es también que la televisión “santifica” siempre al que “pelotea”, al astuto, al que tiene influencias o aires de mandar en algo, y ridiculiza o silencia al que no es amiguete de interesados programas y de convenidas líneas o de porque sí tan habituales; es decir, reconocen a los que “ellos” en estado de gracia-diabólica señalan o tienen comprados, descartando a ése que siempre demuestra racionalmente algo sacrificando sus recursos, o dejando como parias sus sobreesfuerzos. ¡Y, con eso, hasta pisotearían sin descanso de crueldad a Dios una y otra vez, siempre!.
http://tusinrazonenturbia.blogspot.com/

25 de abril de 2015