------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

jueves, 5 de noviembre de 2015

La verdad es verdad y no puede falsearse con tantos trucos que utilizan los mismos "intelectuales"; o sea, no se puede pretender el utilizar verdad para mentir o para dirigirte hacia la mentira porque, eso que conduce a la mentira o ampara alguna mentira, jamás puede ser verdad
Pues algo así quieren muchos españoles: utilizar a la verdad y mearse en la verdad para no sé qué retorcimientos de objetivo error que tienen en las cabezas. Así es, no pueden seguir en que la Tierra es plana como siguen al sostener hipócritamente eso de que "no se puede perder el respeto" porque, si no se le pierde el respeto a una injusticia, esa injusticia seguirá eternamente, con toda la verdad por delante, sí, algo tan claro como la misma madre de la claridad. En efecto, la civilización todo se lo debe a eso, y consiste en que se le pierde el respeto a algo inamovible porque se mueva de una vez.
Pensar es siempre separarse "de lo que dicen" -a porque sí-, cuestionar todo consenso o lo establecido -que es siempre una instalación de poder o un abuso de los intereses dominantes-. Lo que pasa es que los españoles quieren A LA FUERZA que algo sea lo que ellos quieren -algo comprobado desde que nací- y,  porque eso sea así,  pisotean, desangran, burlan, encadenan, escupen y fusilan a la verdad diciendo luego, con la mayor antiética, que la respetan y... que la dicen.
Pero la verdad no va en función de las mayorías, de la capacidad de imponer, de los trucos, de los circos, de los países más fuertes o más explotadores, de los falsantes escritores -aprovechados del imponer-, de las costumbres o de los cabezones mediáticos, ¡no!, sino de no ser al fin tan HdP como ellos.
Y la verdad no tiene por qué arrodillarse a sus puras mierdas por muy poderosas que las impongan,  ¡basta ya!

1 comentario:

José Repiso dijo...


El que siempre se va arrodillando o solo atiende a los intereses establecidos o dominantes ya está corrupto en condescendencia a sus vicios; y es, además, incapaz de ver los cambios o de adaptarse a ellos. --- El que es adicto a algún medio de comunicación ya ha eliminado en él la prioridad de la ética, siempre está ya ciego y es un corrupto de lo que es ético. Es incapaz de rodear la cabeza para no ver lo mismísimo, lo fijado por unos intereses mediáticos. --- Muchos se creen que la corrupción es algo que solo tiene que ver con el dinero; y olvidan que el censurarles a sus almas la ética es la peor de las corrupciones. --- La mayoría no están podridos (o sea, son corruptos) por dinero, sino por impedirles a sus ojos luz y a sus corazones honestidad y amor a la razón-ética. 24/02/13