------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

sábado, 6 de junio de 2015

Si no tienes conciencia, no tienes nada.

Conciencia del error, para evitarlo o repararlo.
Conciencia de lo digno, que es lo que o quien hace un bien o algo racional sin vender o sin ponerle un precio a ninguno de los valores éticos.
Conciencia del uso, que todo en la vida lo usas y luego lo tienes que dejar en las mismas condiciones o mejor.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

SOBRE LEMAS FACILONES QUE SE DIFUNDEN:

Ningún supuesto lema ético puede ser incompatible con los principios éticos en general; así es, sobre estos se intentan montar o inventar lemas personales, parciales y, sobre todo, emocionales. Un lema emocional es muy bonito y muy fácil de "vender" para que triunfe (yo, en un minuto, os puedo sacar dos o tres: "piensa en ti más que nunca", "dale un beso a todos", "cree solo en tu destino"...) , por eso es una demagogia, sí, un facilismo. Lo importante es que haya mucho analizado en responsabilidad sobre un lema que quieres dar COMO EJEMPLO A LA SOCIEDAD. Sí, eso es muy serio. No se puede improvisar con un lema cualquiera para su difusión ejemplar y pública, porque tiene sus consecuencias como todo

19 de septiembre de 2011

A los más débiles SIEMPRE les toca perder los derroches, los descuidos y los abusos de imposición que SIEMPRE hacen los que tienen poder y privilegios. Pero a los débiles, ¿QUIÉN LOS DEFIENDE?, pues quien arriesga el alma y el pellejo por ellos, o sea, no se defienden desde la comodidad y con grandes lemas o palabritas, sino desde la implicación o desde el hondo compromiso. Pero, desde lo cómodo, sin arriesgarse a nada, sin sacrificio alguno, sin molestarse en nada, sin gritar o sin protestar decididamente nunca, ¡nunca los intelectuales españoles! que siempre objetivamente HAN EVITADO a quien demuestra ética y razón, ¡la tontal crueldad!

9 de septiembre de 2011

José Repiso dijo...

a, en la era digital, todos los puercos tienen su cadena televisiva; los que no tienen poder no, los indígenas que tan desprotegidos están no, los millones que viven en la miseria no, los que son ninguneados y pisoteados todos los días no, los que reclaman lo que les han robado tras pagar tanta hipoteca y quedarse -al final- sin dinero sudado y sin casa no, los niños prostituidos no, las grandes víctimas de la guerra no, sino únicamente los que tienen algún poder (dinero, secta, grupo amplio de fanáticos o de locos, un periódico de riquetes, los que son respaldados por recursos públicos, por integrismos religiosos, por bancos, por multinacionales, etc.). Y lo peor es que, el cien por cien de lo que dicen, es mentira total; o sea, precisamente lo que ellos llaman: "verdad" (ya llenísima de buenamierda para que así lo parezca).

Existe un buen truco perverso mediante el "yo tampoco " -o tambien puede ser el "yo también"- que consiste en igualar esfuerzos, situaciones, etc. y, como se igualan, se igualan o se exterminan sus correspondientes dignidades. Así, si un paralítico aún no tiene silla de ruedas, ése dice: "Pues, yo tampoco"; si una persona lleva trabajando 70 años por algo social y aún no tiene una compensación -al menos moral- al respecto, ése que lleva tres días en lo mismo dice: "Pues, yo tampoco"; si un escritor lleva treinta años escribiendo, con todos los recursos de su vida expuestos a eso y aún no tiene un libro publicado o al menos alguna compensación al trabajo social que ha determinado, ése que no ha expuesto casi ningún esfuerzo, casi ni un céntimo y casi ningún riesgo en denunciar o en evitar algo dice: "Pues, yo tampoco".

23 de agosto de 2012

José Repiso dijo...

Las guerras no se hacen solas, esta gran crisis no se ha hecho sola, el hambre o la desigualdad no se hace sola -tiene en evidencia causantes entre los cuales están los que ayudan a los que más directamente las causan-, la droga no se vende sola, las miles de contaminaciones no se hacen solas, las especulaciones que repercuten en todos no se hacen solas, la prostitución de miles de niños no se hace sola, etc.

17 de agosto de 2012

Nunca contra las injusticias se puede tener consentimiento, debilidad, respeto o premiación; porque, si se hiciera, sería la peor de las injusticias-destrucciones.


10 de agosto de 2012