--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 6 de junio de 2015

Los intelectuales españoles no hacen nada porque lo destructivo o la sinrazón desaparezcan, ¡nada!; pero aparecen siempre cada día con todas las sinrazones posibles maquilladas con la pillería, indiferencia y perversión del buenismo.¡Pura destrucción!
Al encontrarte con el imbécil poderoso o "intelectual", la Tierra la impone como cuadrada. A los cincuenta años, te lo vuelves a encontrar, pero con una red como Facebook repitiendo lo equivalente a lo "la Tierra es plana" con sus consecuencias y horrores. Así es, porque "De un tonto (imbécil) siempre nace un ciento" dijo un sabio
La verdad no se vende, aunque tú sí te vendas -cediendo la ética o lo esencial"por otra cosa" que, además, lo das a contrarrazón, o sea, lo dictas

2 comentarios:

José Repiso dijo...

SOBRE LEMAS FACILONES QUE SE DIFUNDEN:

Ningún supuesto lema ético puede ser incompatible con los principios éticos en general; así es, sobre estos se intentan montar o inventar lemas personales, parciales y, sobre todo, emocionales. Un lema emocional es muy bonito y muy fácil de "vender" para que triunfe (yo, en un minuto, os puedo sacar dos o tres: "piensa en ti más que nunca", "dale un beso a todos", "cree solo en tu destino"...) , por eso es una demagogia, sí, un facilismo. Lo importante es que haya mucho analizado en responsabilidad sobre un lema que quieres dar COMO EJEMPLO A LA SOCIEDAD. Sí, eso es muy serio. No se puede improvisar con un lema cualquiera para su difusión ejemplar y pública, porque tiene sus consecuencias como todo

19 de septiembre de 2011

A los más débiles SIEMPRE les toca perder los derroches, los descuidos y los abusos de imposición que SIEMPRE hacen los que tienen poder y privilegios. Pero a los débiles, ¿QUIÉN LOS DEFIENDE?, pues quien arriesga el alma y el pellejo por ellos, o sea, no se defienden desde la comodidad y con grandes lemas o palabritas, sino desde la implicación o desde el hondo compromiso. Pero, desde lo cómodo, sin arriesgarse a nada, sin sacrificio alguno, sin molestarse en nada, sin gritar o sin protestar decididamente, ¡nunca los intelectuales españoles! que siempre objetivamente HAN EVITADO a quien demuestra ética y razón, ¡la tontal crueldad!

9 de septiembre de 2011

José Repiso dijo...

Respetar, cuando tú tienes valores éticos, en ese contexto, el respeto es una consecuencia tuya individual con esos valores; pero el respeto, en el contexto de los grandes intereses y poderes, funciona de otra forma contraria e indica consecuentemente obedecer a sus leyes -es un respeto dirigido, no a tu libre albedrío de sentimientos e ideales-, a sus reglas, a sus dictados, a su situación privilegiada. Por eso, lo que ellos crean, en evidencia, está creado prioritariamente para ser obedecido: las normas están hechas PARA SER OBEDECIDAS, SUS ESTADOS DE PRIVILEGIO PARA SER OBEDECIDOS, ETC
-----------------------
El respeto es consentimiento ilimitado e incondicional...
El respeto en ese contexto es consubstancial a la obediencia: la norma no se ama, sino se obedece; y lo establecido no se ama, sino se obedece. Entonces, si quieres respetar lo establecido de ellos, pues has de obedecer lo establecido, si no, no lo rspetas. Es decir, directamente te incultan o "te obligan culturalmente" a la obediencia a través del respeto.

Más claro, a todo poder no lo pone en riesgo o en peligro el que lo amen o no le amen, el que lo respeten con amor o no, sino únicamente que no lo obedezcan. Por eso el respeto inculcado durante toda la historia por cualquier poder es un respeto consubstancial a la OBEDIENCIA. O sea, es un "respeto dirigido" y no libre -algo contraproducente al bien, que ha de ser voluntariamente y decidido desde el interior o del alma de una forma plenamente libre: decidido por ti-.

22 de junio de 2012