------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

viernes, 15 de febrero de 2013

La mente del ser humano es -además de la condición natural no desechable- una CONSTRUCCIÓN SOCIAL de intereses sociales oportunistas o circunstanciales de cada época, perfectamente desechables, es decir, que dependen de la voluntad por progresar o por ser adecuada racionalmente o no, que se deciden  -aunque se niegue a decidirlos-.
Así es, cualquier niño desde que nace llena su mente de mentiras -en todas sus formas: intereses de poder, tópicos, mitos...- o de verdades -cosas reales impuestas o no-. Ejemplos: el que los reyes magos le visitan, que hay que darlo todo por la patria,  que estar sentado y cobrar mucho es trabajar, que la ley lo es todo,. etc. Y, con eso, si estos conceptos se fijan con obstinación para que nunca reciban cambio en un "por nada", con determinación la mente nunca renunciará o desechará el error, sino se hace siempre con esa base cerrada, con una construcción interesadamente mental con criterios siempre interesados  -directos... a solo "lo mismo"-.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Cuando se dice certeramente "no debes cambiar, sé tú mismo", se refiere a tu condición natural que no tienes por qué reprimirla o esconderla (ser mujer, ser homosexual, ser pasional, ser sensible, ser sencillo, ser emotivo, etc.).

Por el contrario, todo lo demás DEBE CAMBIAR en la medida que lo exigen las nuevas necesidades de la vida, de los recursos o de todo el entorno. Todo debe cambiar y no permanecer inmóvil beneficiando una sociedad retrógada en moverse adecuadamente y causante, por ello, de injusticias.
Nada hay en el entorno que no cambie; entonces, ¿por qué hay obsesivos que, en negacionismo de tal verdad, se oponen a cambiar? y, en consecuencia, utilizan todos sus recursos para influir o ponerles palos en las ruedas a lo que es la sociedad que se mueve.
-----------

Supongan un animal al que se me meten "errores" y "no errores" con la fija determinación de que parte de sus "errores" jamás podrá decidir desecharlos; pues eso es una determinación antinatura, desequilibrante, inútil.


Claro, supongan que parte de los animales de su misma especie le inculcan a él que jamás podrá desechar frases o dogmas que ellos le dicen...; pues ya lo condenan a ser una víctima de sus soberbias paranoicas, en fijezas en que algo no debes cambiar, por decreto, por alucinación o por fijación en lo inmóvil.
------------

¿QUÉ ES RESPONSABILIDAD?

Responsabilidad es asumir las consecuencias de tus propios errores y procurar no tener errores -sinrazones- porque no tengan consecuencias.

(Eso es la responsabilidad porque algunos la consideran un responder uniforme o simpático o partidario o armónico o de callarse o de favorecer a lo que ellos aman).

No, ser responsable no conlleva renunciar a alguno de tus derechos o de tus libertades: el de expresión, el de manifestarte, el de disentir -o no amar la religión o la patria como ellos la aman-, etc.

Por eso, el manifestarte o el disentir no tiene nada que ver con la irresponsabilidad.
-----------

Nada es lo mismo -hablo de situaciones, de hechos, de hechos DE REALIDAD- ahora que hace 100 años, o ahora que hace 10 años, o ahora que hace 5 años; pues una misma mente no puede ser la misma ahora que dentro de 10 años, eso es forzar la antinatura o la locura auténtica.

Esa mente estaría desencajada de la realidad o de la naturalidad del mundo, estaría instalando una caverna o una secta en su mente.

18 de octubre de 2012 14:53