--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 25 de febrero de 2013

GENOCIDAS DE LA COMUNICACIÓN

Todo genocidio se ha hecho a través de los medios de comunicación (la propaganda a la alineación nazi, la inducción a matanzas en Uganda, la exaltación nacional-excluyente en otras persecuciones genocidas, etc.); por lo cual son instrumentos esenciales para que se realicen las diferentes variantes del genocidio (exterminar a una parte humana de otra condición natural o ideológica).
Claro, se presentan como instrumentos de "comunicación" pero, precisamente, la comunicación racional o ética brilla por su ausencia o desprecio o está perseguida  y, por eso, se va desarrollando cada vez más una comunicación en evidencia cínica y perversa en machacar la capacidad de conciencia -revestida de buenismo por estrategia- que siempre llega a la misma meta: a la irracionalidad. ¿Qué han hecho miles y miles y miles de medios de comunicación para evitar -enseñando sensatez y cautela- la crisis? Pues... ¡nada! ¿Y para evitar grandes catástrofes del cambio climático? Pues... ¡nada!
Cierto, son un instrumento de PUBLICIDAD DE INTERESES, pero no de racionalidad; porque impiden radical o totalmente la racionalidad.
Sí, un arma es un  instrumento que no siempre se utiliza para matar pero, lo que es seguro, es que no se utiliza nunca para no matar: para la racionalización. Y algo así les ocurre a ellos que, por impedir racionalidad, la consecuencia segura es... irracionalidad -caldo de cultivo de una persecución o exterminio cualquiera-. El llevar a la extrema pobreza a muchos en el mundo es, objetivamente, un exterminio o el claro resultado de las acciones que se hacen
Delincuencias de reincidencia crónica
Ya, en la era digital, todos los antiéticos tienen su cadena televisiva; los que no tienen poder no, los indígenas que tan desprotegidos están no, los millones que viven en la miseria no, los que son ninguneados y pisoteados todos los días no, los que reclaman lo que les han robado tras pagar tanta hipoteca y quedarse -al final- sin dinero sudado y sin casa no, los niños prostituidos no, las grandes víctimas de la guerra no, sino únicamente los que tienen algún poder (dinero, secta, grupo amplio de fanáticos o de locos, un periódico de riquetes, los que son respaldados por recursos públicos, por integrismos religiosos, por bancos, por multinacionales, etc.). Y lo peor es que, el cien por cien de lo que dicen, es mentira total; o sea, precisamente lo que ellos llaman: "verdad" (ya llenísima de buenamierda para que así lo parezca).

5 comentarios:

José Repiso dijo...


- Yo me he dedicado toda mi vida a defender una cosa solo (lo ético, lo racional y la vergüenza) y no lo contrario, lo que me ha supuesto una esquilmación y desprotección de mis recursos vitales. Por esa causa o condición, no me he escondido nunca ni me he vendido -para cederla- nunca.

- Nunca me ha movido el dinero, el poder, la fama, etc. para desvirtuar o vender esa causa.

- Todas las migajas de pan que me he comido en mi vida han sido totalmente "sudadas" por mí.

- Nunca he sido protegido en mis derechos humanos, ni en mi dignidad, ni en mis compensaciones éticas.

- Nunca he hecho un bien que haya sido compensado o agradecido, sino que he tenido que sufrir hasta las últimas consecuencias.

- Mi trayectoria de humano -con documentos, testigos, etc.- demuestra que siempre he estado en las esenciales causas de bien del mundo (por la ecología, por los derechos igualitarios de la mujer, contra la explotación, etc.).

- Nunca me he apuntado a una organización o acción que justifica algún mal, para ser cómplice.

- Nunca he recibido un céntimo por hacer un bien, ni he ganado un céntimo en un trabajo que a corto o a largo plazo crea un mal o lo provoca.

- Nunca le he dado las espaldas a una persona que sufre alguna injusticia; puesto que, si lo hubiera hecho, me daría vergüenza y horror mirarme a la cara.

- Nunca he valorado las imágenes ni las apariencias en nadie, sino sus sensibilidades y lo que demuestra.

- Nunca he protegido a alguna mentira, ni la he consentido en mí por honor a mi vida y a mi conciencia.

- Nunca he utilizado un juego sucio de marketing, peloteo o de aprovecharme de influencias para un libro mio, para un trabajo mío o para ser conocido.

- Nunca he vendido un bien mío -libro, artículo, etc.- para conseguir lujo o poder.

- Nunca he maltratado físicamente a nadie, ni psicológicamente -es decir, por una objetividad, a modo seguido o en reincidencia- a nadie.

- Nunca he le quitado a alguna persona de condición ideológica, religiosa, de género o de raza, en conciencia alguno de sus derechos humanos.

- Nunca he alimentado la demanda de algo que deteriora la imagen de la dignidad de la mujer o de un grupo marginal - prostitución, sexo de niños, etc.-.

- Nunca me he olvidado de que un juego limpio en valores éticos y en demostrar las cosas es solo lo más importante... para defender la justicia, para defender la dignidad y para defender la conciencia -sí, no existe conciencia sin eso-.

- Nunca me mueve que este blog -o cualquiera mío- consiga apoyos o poder o aristocracia mediática, sino que sea totalmente limpio a solo alma.

UN MODO DE ACTUAR NAZI ES SOLO LO QUE PRUEBA LA REALIDAD, al margen de lo que digan astutamente tantos buenistas "del diablo", pillos, sinvergüenzas, depravados, etc. que están únicamente utilizando siempre lo mediático, la mentira y todos los juegos sucios posibles antes que probar y enseñar "lo que has hecho en tu vida sin alguna complicidad" y que aplicar lo que se atiene a la razón y a lo demostrable. Esto no lo quieren, puesto que al momento se evidenciaría lo que son; y prefieren -como siempre- tapar y seguir utilizando todos los juegos sucios posibles.
------------------

TODO LO QUE YO HAGO O DIGO ÚNICAMENTE SE UTILIZA:

- para que sea todo ético o racional,
- para que no se destruya -y se recupere- una dignidad,
- para que no se manipule, se calle o se olvide alguna injusticia,
- para que no se ayude y se compense a los errores.


¿PRUEBAS DE ESTO?

Pues que no he ganado ni un céntimo con todos mis esfuerzos, que no he ganado fama, ni poder, ni el tener influencias, ni algún estado de privilegio. Por lo tanto, solo he buscado lo anteriormente señalado. Y no se trata de creerlo -el que reduce todo a creencia es un incapacitado racional o un fanático-, sino del confirmarlo; y todo apunta -sin nada o pruebas en contra- a que es así

19 de enero de 2013 07:37

José Repiso dijo...

EL VERDADERO PROBLEMA DEL MUNDO NUNCA HA SIDO HACER EL MAL -LA OSCURIDAD-, SINO NEGAR E IMPEDIR HACER EL BIEN: IMPEDIR LA LUZ.

Sí, la oscuridad no es el problema; sino el impedir su correspondiente LUZ.

En el mundo NO EXISTE ningún problema, absolutamente ninguno de una forma objetiva, sino sólo los que se forman de la confusión, de la total mentira, de la intolerancia evidente (pues impiden la razón), de la manipulación, del abuso de poder del tener recursos de poder, de los mismos intelectuales y de esos que se creen buenos.
Eso es así ahora, hoy, y mañana. Por imposición de los nazis españoles; y luego, por cara dura y por más perversión y cinismo, se atreven a decir que los dictadores son... malos.

"En la sinrazón -en ese desprecio a toda inteligencia- es totalmente imposible alcanzar la razón.
No saben valorar, odian la ética y la razón -pues no la aprecian ni la protegen-, no tienen conciencia; entonces, ¿qué función tienen en el mundo?, ¿el de malnacidos o HdP o terroristas ESPAÑOLES de alma?

-----------

Más claro -hasta que os lo ponga como el agua de claro-:

EL PROBLEMA NO QUE QUE EXISTA SINRAZÓN -el que quede instalado el "La Tierra es plana"-, SINO EL QUE SE IMPIDA LA RAZÓN - puesto que nunca se da así oportunidad o tolerancia al "La Tierra es redonda". O sea, se decreta la oscuridad -sí, la oscuridad no es lo grave, sino el que se decrete o se imponga-.

José Repiso dijo...

Me encuentro en la situación de que todo lo que creía poder realizarlo, decirlo o estar ya superado hace veinticinco años aún está ahí sin estar realizado. Es decir, debería estar con otros cientos de asuntos en mi realización personal; y ¡nada!, ¡todo perdido por tanta INTOLERANCIA!, me tengo que aguantar con no haberme realizado en lo que mínimamente deseaba personalmente.

José Repiso dijo...

FALSEDAD PODRIDA DE ESOS.
Ante un hacer o ante un hecho, unos tienen unos esfuerzos, unos obstáculos y unos padecimientos MAYORES QUE OTROS en una diferencia abismal.
Ejemplo: Ante el hecho de atravesar el océano Atlántico, uno lo atraviesa en yate, con mucha comida de calidad, con muchos elogios mediáticos, con un equipo de médicos a su servicio, con los poderes fácticos y con la Iglesia piropeándolo, con mozas acariciándolo, con aire acondicionado, con un partido político a sus pies para lo que necesite, etc. y, POR OTRA PARTE, otro sin ningún recurso, tan sólo nadando -para distracción de los tiburones-, y con frío, y con hambre y, además, con las presiones y con las amenazas que sabe que recibirá porque sí, por ser negro o por ser... paria.

---
Para reconocer, hay que poner empatía y alguna sensibilidad con lo que otro ser humano HA ARRIESGADO sin más deber que su propia convicción ética.
Mientras que otros no arriesgan nada y creen que todo -los millones de logros de la humanidad- les ha caído del cielo.
Las libertades (ser libre de eso, de lo otro, de incontables cosas) HAY QUE LUCHARLAS, o sea, cuestan muchos esfuerzos, a veces cuesta demasiado sufrimiento, y a veces cuestan muchas vidas.

16 de julio de 2010 14:06

José Repiso dijo...

Cuando se pierde la capacidad para elegir "lo que es aclaratorio", el "todo vale" de una forma fácil, cómoda e inadvertida -en una diaria elección sin criterios, bajo presión de lo mediático y de lo frívolo- va ganando cada vez más terreno en la sociedad.
PERVERSIÓN DEL LENGUAJE PARA CONFUNDIR.

---

Si se te da -bajo las presiones de mediatización de ahora- una mierda y una flor PARA ELEGIR, sí, se ha de tener una mínima capacidad de elección -algo que lo consigue "tu comprender y tu priorizar valores". Por lógica-ética se debería elegir la flor, eso es. Pero, ¿y si los hechos indican que se elige la mierda?, con lo indignante que es... y lo desagradable en olor mental, que se elige una y otra vez por frivolidad, por morbo, por indiferencia, por estar con muchos, porque te bombardean eso unos espectaculares medios, porque no se atiende al reconocer el verdadero y ético esfuerzo, etc.

---
Hay quienes se pasan la vida únicamente APROBANDO LAS CRUELDADES porque les benefician de una u otra forma (y alineados a ellas tienen evidentemente menos problemas); y así nunca se elimina una injusticia en el mundo por ellos -que crean otras decenas de injusticias sutilmente-, esos solo ayudadores de lo cruel que siempre van buscando astutamente el justificar lo que les conviene para DESPRECIAR -en su práctica- los principios éticos, esos... chupones-rastreros.
---
Para justificar el utilizar un niño para la violencia (caza, boxeo, lucha libre...) se dice "es que el niño debe practicar deporte" (sí, pero el adecuado a su edad, ¡cabrón! y sin que tú lo rentabilices). Para justificar el maltrato a un animal se dice "si no te gusta, pues no lo veas" (sí, ¡sinvergüenza!, así a lo perverso, todo lo ético trasladado al gusto:" si no te gusta la contaminación, pues no la veas", "si no te gusta que violen niñas, pues no las veas"...)

---

Muchos incalificables quieren trasladar el bien y el mal al gusto, a su dictamen únicamente particular y oscuramente irracional, eso es, aplicando cualquier truco diabólico: "Si no te gusta el cazar cigüeñas, pues no me veas y déjame a mí que yo me las cargue todas", "Si no te gusta matar gatos, pues no veas eso, que a mí sí me gusta matarlos cuando me dé la gana", etc.

---

Algunos son muy pillos con un argumento pillo o con más de un kilo de morro:
"Si a ti no te gusta maltratar animales, pues no los veas, no, pero déjame por favor que yo sí los maltrate porque a mí me gusta", "Si a ti no te gusta abusar sexualmente de niños, pues no los veas nunca, que nadie te obliga, que a mí sí me gusta mucho".
Pero, ¡hijo de Satanás!..., lo que hay que procurar es que no se haga, no que guste o no guste o lo que te parezca.

--

Otra muy cruel justificación es el aplicar "Es que es algo más".
¡Hombre!, por supuesto, a tu conveniencia satánica, a todo lo que es cruel, pues le buscas una cosita bonita para distraer y seducir a los demás.
Entonces, así, si el dominar a la mujer es algo demasiado cruel, pues lo justificas aplicando lo bonito de que "es algo que refuerza el matrimonio y unifica la familia" puesto que "¡es algo más!"
Si Hitler era un genocida, pues buscas corriendo la parte bonita de que "era el más patriótico", o sea, "¡su algo más maravilloso!".

9 de mayo de 2012 13:48