--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 3 de mayo de 2012

 Ante una miseria o injusticia social solo hay:
- El solucionarla -en donde se da un resultado porque ha habido una eficaz capacidad-.
-El bla-bla del monopolio mediático -lo que favorece la manipulación- y de la demagogia.
- El no permitir solucionarla con el "yo ineficaz o ninguno", en donde el poder solo tolera que él la solucione aunque nunca realmente lo haga.

7 comentarios:

José Repiso dijo...

El resultado real lo dice todo.
En un país en donde hay miles de acciones de bla-bla no resolviendo REALMENTE NADA, no aclarando nada -sino únicamente confundiendo-, no demostrando ni racionalizando nada, demuestra o evidencia -sobre los resultados reales- que son inútiles totales, pero NO PERMITEN OTRA COSA, no, solo hablan y "viven" ellos, en sus conveniencias, y NUNCA dejan vivir, y nunca dejan solucionar, y nunca dejan al bien ni respirar algo.

José Repiso dijo...

Hay un país en donde TODO ES un manojo de bla-bla de inutilidades y de inútiles totales. Pero...
no dejan -por evidente exterminio- que exista otra cosa.

José Repiso dijo...

EL PESO O EL TRANSCURSO DEL TIEMPO SIEMPRE HA SOLUCIONADO TODO -y es mejor ante la ineficacia-:

Si no se hubieran realizado esas medidas TAN INEFICACES ante la crisis y no fueran hecho nada, la crisis se hubiera solucionado ANTES. Puesto que a la gente no se le hubiera esquilmado tanto sus recursos y sus derechos a través de tantísimos IMPUESTOS y recortes que DEBILITAN directamente al consumo y a las iniciativas individuales.

El que no hagan nada o se tiren por la ventana, a veces es mejor.

Anónimo dijo...

Y lo peor es que seguimos cometiendo los mismos errores que en el pasado nos llevaron a guerras y calamidades. Se supone que la lección la tendríamos aprendida, pues no, el hombre es el único animal que tropieza..,no solo una, sino varias veces en la misma piedra….

Saludos cordiales.

José Repiso dijo...

Toda la crueldad posible se concentra en el "entre ellos".

Reconocen, sí, pero entre ellos y a los de ellos; protegen, sí, pero entre ellos y para los de ellos; aman la amistad y la generosidad, sí, pero entre ellos y con los de ellos, etc.

Todos los crueles aplicaban y aplican ese "entre ellos" o "entre nosotros" (todos, hasta los nazis, amaban, sí, pero entre ellos). Es decir, llevan todos los valores y principios éticos a un circuito cerrado y corrupto de conveniencia; y, así, los intentan seguir, ya manipulados a su conveniencia y a su corrupción interior.

Así, ellos no cumplen el bien ni nada, no, sino que el bien lo adaptan a su crueldad y aplican luego ese bien ya interesado.

Eso es lo que ocurre en España, todo lo amoldan a lo que les interesa; amoldan la ética a sus retorcidos intereses, amoldan la razón a sus retorcidos intereses, amoldan la fe a sus retorcidos intereses, amoldan todo a sus retorcidos intereses.

Cuando el bien, la razón, etc., es precisamente TODO LO CONTRARIO, lo opuesto a todo eso.

José Repiso dijo...

Bastantes tienen en España un sin alma de nazi, ni sienten ni padecen causando eso un quitar dignidad totalmente (la base del alma es dignificar). Mientras que unos, por eso, tienen que sufrir toda la vida, en exterminio de su dignidad y en desprotección, a ellos les da igual, siguen y siguen importándole todo lo que les da la gana, a conveniencia y a dos varar o cuarenta de medirlo o de valorarlo todo.

Alfonso dijo...

Estudiar y perfeccionar lo que ocurre en los países con mejor educación, sin desempleo y con servicios de salud, transporte público y buen gobierno, puede darnos ideas para imitarlos y forjar un mundo mejor.