--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 19 de mayo de 2012

Todos aspiran a algo: a TRABAJO. Pues, para que haya trabajo, hace falta INVERSIÓN -alguien que invierta en producir algo-; y, para que haya tal inversión, hace falta DINERO o gasto o crédito; pero, para que ese dinero sea real o una constante como un capital inversor, hace falta PRODUCCIÓN -que el país ya haya producido y siga produciendo potencialmente de donde "se cobra impuestos"-; aunque, sí, producción que se convierta en dinero, por lo que ha de ser producción consumible o demandada, es decir, CONSUMO
Entonces, en resumen, el trabajo lo da: la iniciativa de inversión que necesita un dinero y, que tal dinero, está facilitado por una producción -que ya la hay "en un mínimo" protegida por el Estado-; pero esta producción, asimismo, se hace solo real cuando se demanda por quien sea o cuando se consume por quien sea. 
Así que, para invertir, hace falta gasto, pero ha de ser un gasto por la prioridad de la inversión; y, para que haya dinero, hace falta una austeridad y un no derroche de lo que se produce y, para que siga la producción, hace falta el suficiente consumo -pues no existe producción si no se consume o no se demanda-.

5 comentarios:

José Repiso dijo...

Hay algunos rollistas que el crecimiento lo quieren vender contrapuesto a la razón; sí, por cuanto se crece solo porque se produce y, eso que se produce -obligatoriamente con puestos de trabajo en una proporcionalidad-, ha de ser demandado o consumido.

Que muchos o todos producen, significa que hay trabajo. Aunque lo que producen ha de ser consumido para que eso se convierta en dinero o en sueldos. Y, de ese dinero que ganan, han de utilizar alguno o el suficiente en consumo o en invertir; si no, se paraliza la economía, que es MOVILIDAD.
Hay que considerar que una obsesiva austeridad o ahorro inmoviliza; e, igualmente, el derroche inmoviliza o el descontrol en el gasto -déficit- que reduce el dinero inversor, el que ha de ser mantenedor de la la mínima producción y el que ha de ser destinado al consumo.

José Repiso dijo...

Todo lo que no se ha hecho para el uso exclusivo de una parcialidad es NECESARIO.

Lo que pasa es que, este todo, se debe utilizar de una manera racionalmente correcta. Y, de ahí, existe la útil inversión, la útil producción -porque se preve que va a ser consumida o demandada- y el útil consumo -que ha de ser diverso, moderado en las necesidades y constante-.

Porque, en claro, hay una falsa inversión que es DERROCHE: la obra pública solo para unos pocos o que no es imprescindible, los gastos duplicados para una misma cosa o un exceso - no imprescindible- de la misma administración que se come gran parte del dinero inversor de todos.

Considerando que el derroche va siempre unido a la falta de transparencia o a la corrupción.

José Repiso dijo...

Más claridad en algunos conceptos para que no vaya cada uno, con su ideologia testaruda, metiendo la pata:

- Si cada uno produjera para sí mismo, no haría falta el dinero o moneda de cambio; pero cada uno tendría, entonces, que producir su propio coche, su propia energía, sus propios alimentos, sus propios servicios de reciclaje, etc., ALGO IMPOSIBLE en una sociedad técnica o industrializada. Por lo tanto, el dinero -o lo que lo simbolice- tiene que existir.

- Si cada uno produjera para sí mismo, igualmente, la producción solidaria no existiría; porque cada uno reservaría -desde su tierra más rica- siempre sus recursos de producción para él mismo y la desigualdad se dispararía.

- Si cada uno produjera para sí mismo, también, el consumo racional no existiría; porque no estaría regulado, por cuanto cada uno tendría su propia tabla de medir en lo que caprichosamente quisiera producir. Es decir, no existiría el consumo globalmente regulado -en sanidad, en contaminación, etc-.

José Repiso dijo...

El crecimiento, sin duda, va unido a la producción.
¿Por qué? Pues, sencillamente, porque los recursos cada vez más se agotan y la población del mundo aumenta.

Sí, para que la población creciente cubra sus mínimas necesidades, nunca se puede producir igual o menos, es lógico. Ni siquiera puede ser una producción ineficaz o descontrolada.

José Repiso dijo...

Un rey únicamente está como poderoso porque tiene la ayuda de la mayoría, un magnate de multinacionales también -teniendo a la mayoría como clientes-, un presidente también, un banquero también, un manipulador mediático también; así que TODOS o la mayoría o casi todos AYUDAN A PODEROSOS, ayudan a las injusticias -para que por seguro se realicen-.

¡Ah!, pero a una persona que toda la vida solo demuestra honradamente y limpiamente, ¡JAMÁS!

---
A un grave error se ayuda:

- Con el negacionismo o la censura.
- Con la pasividad.
- Con la cortina de humo de la confusión, sobrevalorando o priorizando prejuicios mentales, modas o frivolidades mediáticas.
- Con el menosprecio al esfuerzo de quien aclara (puesto que racionalizar es aclarar en sujeción a una reglas comunes o racionales).
- Con el dejarte decidir (complicidad) por los poderes o por las ideas predominantes.
- Con el sobreayudar -algo que va contra la justicia o contra la dignidad- por tu parcialidad o por tus propios intereses.

---
Un media verdad es siempre una mentira, una inconcreción también, un rumor también, una imposición -que se aprovecha de lo predominante en la sociedad- que no deja rebatirse también, etc.

---
Para tener claro que luchas hay que saber a qué sigues o a quién sigues; esto se ha perdido... porque todos AYUDAN -directa o indirectamente- primero a los mismos mecanismos que crean las injusticias y desprotegiendo totalmente a los que racionalmente actúan por cambiarlos.