--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 5 de mayo de 2012

DEFINICIÓN DE INFORMACIÓN:
Todos los seres vivos están hechos de información, sí, pero de información "natural" -aséptica de información elaborada o intencionada o interesada, que posee la social humana-; por lo tanto, es cierto que la información es lo que estimula sus sistemas nerviosos. Aunque, en el contexto humano, no; puesto que es influido por otra información -que puede ser veraz o no veraz con respecto a los hechos- decidida siempre por... UNA FINALIDAD SOCIAL -que ha de ser lo menos turbia y lo más aclaratoria posible-.

5 comentarios:

José Repiso dijo...

La información veraz es la que es aclaratoria racionalmente, es decir, que ésta se vaya desligando de ser interesada o de ser conveniente para una parcialidad o para un poder mediático.

La información veraz no es un decir, nunca, sino es un demostrar, un explicar, un aclarar, un vencer todas las réplicas solo racionalmente -o con solo las reglas racionales que son imparciales, no con otras ni con cuarenta-.

Pero, claro, todos han de tener la obligación ética de protegerla o de defenderla, no de eludirla o de pisotearla en sus muchos esfuerzos.

José Repiso dijo...

Lo contrario es dejarte influir -en corrupta ejemplaridad- por la DESINFORMACIÓN: el seguir a mediáticos de turno, el seguir a ciegas los decires del famoso sobreprotegido o de tu alineación o de tu corporativismo, el seguir pasivo a los dictados de cualquier costumbre o el seguir a cualquiera de esos que te cuela diariamente demagogia o charlatanería.

José Repiso dijo...

Entonces, la información veraz, en el contexto social humano, es: lo que demuestra una finalidad social coherente con sus circunstancias y con sus necesidades -en la convivencia- para sobrevivir.

Anónimo dijo...

Un pueblo bien informado es un pueblo culto, a las grandes corporaciones mediáticas no les interesa eso porque entonces pensaríamos y nos revelaríamos, por eso prefieren un pueblo “tonto” y dócil que puedan manejar a su antojo.

Saludos de “Cuervo ingenuo”.

José Repiso dijo...

A mí no se me ha ayudado nunca en España cuando debería ser todo lo contrario, ni mi dignidad me la han defendido ni ¡nada!

Al poder truculento -o a la capacidad- contra el esfuerzo por la veracidad todos ayudan, diariamente, deciden el fanatismo por el charlatán de turno, por el culebrón televisivo, por el sobreprotegido, por consumir para cualquier multinacional, por el prejuicio, por el tópico, por la costumbre, por el mediático estúpido, por "hacer la pelota" al asqueroso que tiene poder, por el famoso que no sabe lo que dice, por la página digital que solo confunde -pero da glamour manipulador-, etc.
Al final, TODOS hacen que gane o que predomine o que se siembre lo mismo, mientras que otros tienen que agonizar con obstáculos cada segundo -en vez de compensación digna-.

Sí, que vayan otra y otra vez a alimentar al imperio de las faciladas o al TOP de la pocilga de sinvergüenzas.