--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 31 de mayo de 2012

Todo el bien coherente y todo lo cruel se evita con un SABER VALORAR; pero, para valorar algo, has de tener el imperativo de solo  atender y proteger a quien demuestra el valor de las cosas.
En España, sí, todo sigue igual, todos protegen a la mediocridad: el decir del mediático vale más que el que demuestra, los intereses turbios que esclavizan más que las causas que liberan.

4 comentarios:

José Repiso dijo...

Objetivamente solo valoran lo que es CONSECUENTE A SU CRISIS DE VALORES y, así, solo destruyen, solo hacen sufrir -más a largo plazo-. Pero los HdP no se dan cuenta, ellos siguen y siguen creyendo sus propias mentiras, creyendo que tienen razón -pisoteando objetivamente todas las reglas de la razón-.

¿Pueden ser más miserables?, y siguen y siguen, y todo será igual mañana y pasado... ¿tienen acaso remedio o son HdP por causa endémica o cerrada intolerancia de peloteo hipócrita?

José Repiso dijo...

Pero, ¡cabrón!, si valoras -y atiendes y proteges- más al que dice que dos y dos son tres (una mentira) eres objetivamente un HdP.

Si uno dice que los judíos son inferiores a la raza Aria (una mentira) y otro demostrándolo que no; y, ante eso, tú defiendes al primero pisoteando o ninguneando al segundo, pues mucho tienes que desear como persona.

Pues todo es así; pero, ¡no!, siguen y siguen... ¡con lo mismo!

José Repiso dijo...

Pero, HdP, el único método español es ése, impiden absolutamente que sea de otra forma, es ése y nada más que ése. Por eso la dignidad ética no existe, la exterminan.

José Repiso dijo...

Pero... en montajes, en máscaras, en esconder, en maquillajes, de educaciones con base de crueldad, en peloteo y pillería charlatana son los reyes del Universo. Eso sí lo dominan.