--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 14 de enero de 2014

Religión nunca es lo mismo que ética. Mientras, una religión, justifica todas las sinrazones de los que mandan o dirigen en esa religión, la ética no justifica jamás una sinrazón. Así es. Y, también, los que siguen a una religión, obedecen fanáticamente -sin atenerse a sensatez, a equilibrio racional o a razón- a los que mandan en esa religión; por eso, casi el cien por cien de la injusticias del mundo han sido provocadas por la promoción que la religión ha hecho -en claro desequilibrio- de la sinrazón.
Durante toda la historia, con miles de pruebas y documentos al frente, únicamente los representantes de la religión son los que perseguían y prohibían la racionalidad, sin algún escrúpulo.

1 comentario:

José Repiso dijo...

----
Unos se esfuerzan miles de veces más que otros a contraprotección y a contradignidad y no tienen ni un trozo del camino sin zancadillas; mientras que otros totalmente nada y, siendo nada, se atreven a decir -o lo venden los HdP- que es mucho y encima lo tienen todo a favor -o bastante por seguro- y reciben miles de compensaciones por nada, o por ser HdP sin límites para no serlo y sin escrúpulos.

* Pues todas las astucias -y los negocios y las mentiras que conllevan- se acaban o son imposibles con límites de vergüenza y de ética. Pero ¿saben lo que es eso?

17 de septiembre de 2011