--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 22 de octubre de 2013

Durante toda la historia todos ayudaron a grandes errores o a monstruosas injusticias: al esclavismo, al exterminio indígena, a la guerra santa, a la inquisición, etc. Pues bien, de la única manera que no caerás tú en tales crueldades es ayudando al que demuestra...
Lo que ocurre es que, objetivamente, tú y solo tú haces todo lo contrario: ayudas a todo el "porque sí", a todo lo irracional que existe o a todo lo ultranazi que hay en la sociedad.
Estás realizando terribles crueldades -en un contexto actualizado- de la misma forma, o procedimiento de ayuda a lo irracional, que lo hacía un bárbaro. ¡Peor!, porque ahora actúan más recursos y, evidentemente, mayores efectos irreversibles: impacto ambiental...

1 comentario:

José Repiso dijo...

Entre Hitler y Jesucristo, tú absolutamente siempre ayudarías a Hitler. Así es, en total exactitud.