--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 25 de abril de 2013

LOS TRUCOS DEL CORRUPTO:
-  Negar los hechos y sus evidencias.
-  Silenciar -con un sentirse ofendido o molesto- a los que hablan de los hechos corruptos, o el pedir que "la gente no hable", atemorizarla con denuncias o querellas.
-  El restar importancia o el aparentar que no se siente preocupado sobre el asunto.
-  El sentirse inocente a través del conseguir la inocencia legal pero nunca afrontar si tiene ya inocencia moral o ética.
-  Dar a entender a todos que está siendo duramente perseguido o es víctima de un complot.
-  Protegerse mucho por la mediación y por los recursos del poder en el cual está incluido -corporativismo-.

1 comentario:

José Repiso dijo...

De las incontables corrupciones EVIDENTES que se han realizado en España, todas han salido impunes.

Sencillamente porque todos los subterfugios legales se utilizan pillamente, o sea, las pruebas evidentes de responsabilidad no se tienen en cuenta, sino una artificiosa intencionalidad -que no tiene nada que ver, pero se sobreconsidera-.

Más claro, existen los hechos corruptos que corresponden directamente a responsables, pero esos responsables hacen entender con pillería -o con aun más corrupción- que están desligados de su responsabilidad misma.
-----

Hay algunos intrépidos estúpidos de daño sin fin que siguen en lo mismo.

Sí, pues hay cientos de cosas muy importantes y aparentemente imprescindibles.

Claro, HAY MUCHAS DEFENSAS: hay que defender a la familia, hay que defender a las instituciones, hay que defender a la vida, hay que defender a la naturaleza, hay que defender a la verdad, hay que defender a la patria, hay que defender a la arquitectura, hay que defender a la política, hay que defender a la policía, y un largo etcétera o cientos.

Pero, ¿cuáles de ellas son las prioritarias?

Pues eso es la sensatez o eso es la inteligencia ética.

Bien, para saber cuáles son las prioritarias se debe pensar quiénes no las utilizaría un desalmado o un dictador; y ésas que no, pues serían las prioritarias, puesto que serían las contraproducentes a su mal mismo.

Veamos, el dictador siempre diría que las prioritarias son: la patria, las instituciones, la obediencia a la imagen de él y el país.

Pero un fondo desalmado nunca diría que son los derechos humanos, la vida y la naturaleza, la protección de la verdad -para actuar conforme a la realidad- o los valores éticos.

Pues, ya está, estas son precisamente las defensas prioritarias, las que nunca haría el fondo desalmado o cruel o injusto -¡solo las haría irrebatiblemente el bien!-.

31 de enero de 2013 16:10