--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 18 de abril de 2013

El mundo no se cambia a estupideces, ni a mentiras, ni al "porque sí" o al favoretismo de imagen de todos los programas televisivos, ni a la charlatanería de la vanidad imperante -por la crisis de valores-, no, sino con una madurez al fin de conciencia. Pero no quieren, se progresa un poco y luego lo destruyen todo  -"como un juego de locos"- dejando las mismas injusticias igual.
A todo el que confunde por debilitar a su contrario, le premian porque debilita también a su contrario emocional o ideológico. A juego sucio

1 comentario:

José Repiso dijo...

- Si tú te alimentas de sinrazones, eso es la mentira.

- Si tú alimentas a la sociedad -a través de inculcación o mediación- con sinrazones, eso es la mentira.

- Si tú desproteges al que demuestra, eso es la mentira -por desprotección o desprecio de la verdad-.

- Si tú te alineas -o te unes a un corporativismo- sin condiciones, eso es la mentira -ya que las reglas éticas son condiciones-.

- Si a ti te va el "porque sí", el "somos inocentes", "los míos son los buenos poniendo manos en fuego" o el "todo va bien", eso es la mentira -porque machaca a millones de responsabilidades que existen para ser aplicadas y te importan un bledo-.

- Si tú impides un esfuerzo racional -aunque sea desprotegiéndolo-, sea el que sea, eso es la mentira.

- Si tú priorizas una mentira o una sinrazón cualquiera por encima de cualquier verdad, eso es la mentira.

EN EL CONTEXTO EN QUE TE ENCUENTRES, ESO ES LA MENTIRA.


(¿Qué es la sinrazón?; pues tópico frase, actitud, aptitud, costumbre, orden o reacción en la cual SE DÉ DE ANTEMANO LA VERDAD, al margen de las ineludibles reglas racionales: no censurar, compromiso ético con la verdad misma, contextualizar, desconfundir o aclarar, probar con indicios o consecuencias, argumentación coherente -que no sobre o moleste algo irracional-, no contradicción, conclusión coherente).

-------------------

Muchos saben que cualquier movimiento emocional, fanático o de pillería mediática -que depende de lo mediático y no de la razón para que triunfe- tiene cientos de mentiras.
Y, a pesar de ello, millones lo siguen, "¡no importa!" piensan y creen; así que perdonan constantemente a las mentiras -eso justifican- y luego van a victimistas y a misma lacra mental de que los errores los tienen los demás, sin advertir que ellos también tienen demasiada mierda en el alma.

¡Sé legal y honrado con tus propios actos!, y descontamínate de la mierda ya, no, no ames más a la misma mierda.