--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 6 de abril de 2013

LO QUE SE DEBE DECIDIR es lo que está conforme a unos  valores éticos-racionales, no lo que diga el rey ni el ministro, ni precisamente el interés establecido ni el sabiondo manipulador de turno; sí, debe decidir la conciencia, la que es resultado de la coherencia racional -no de la creída-, valorándose por encima de intereses desequilibrantes o que conllevan una parte de la sinrazón.
Cada ciudadano es responsable de todas las consecuencias de su decidir -pero hay que tener en cuenta que, del mal decidir, existe cualquier injusticia-.

1 comentario:

José Repiso dijo...

¿Qué es más importante, el que un interés predominante decida por ti o que decida tu propia conciencia?