--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 23 de abril de 2013

ÉTICA no es una situación ideológica, un nombrarte ético, un diseñar una imagen, un creerte ético, un pregonarte ético, ¡no!, rotundamente en esencia es lo contrario y solo lo contrario: es la acción -el actuar- porque las cosas no sean antiéticas, sí, porque no entre a tu alma, a tu casa y a tu mundo la mierda. Es una acción de limpieza de lo que no es limpio -decente, honrado, libre, tolerante, solidario, justo...-
El ser ético es moverte por eso, no es estar creyendo, pensando,  titubeando, parloteando, soñando o contemplando.

5 comentarios:

José Repiso dijo...

Hay algunos intrépidos estúpidos de daño sin fin que siguen en lo mismo.

Sí, pues hay cientos de cosas muy importantes y aparentemente imprescindibles.

Claro, HAY MUCHAS DEFENSAS: hay que defender a la familia, hay que defender a las instituciones, hay que defender a la vida, hay que defender a la naturaleza, hay que defender a la verdad, hay que defender a la patria, hay que defender a la arquitectura, hay que defender a la política, hay que defender a la policía, y un largo etcétera o cientos.

Pero, ¿cuáles de ellas son las prioritarias?

Pues eso es la sensatez o eso es la inteligencia ética.

Bien, para saber cuáles son las prioritarias se debe pensar quiénes no las utilizaría un desalmado o un dictador; y ésas que no, pues serían las prioritarias, puesto que serían las contraproducentes a su mal mismo.

Veamos, el dictador siempre diría que las prioritarias son: la patria, las instituciones, la obediencia a la imagen de él y el país.

Pero un fondo desalmado nunca diría que son los derechos humanos, la vida y la naturaleza, la protección de la verdad -para actuar conforme a la realidad- o los valores éticos.

Pues, ya está, estas son precisamente las defensas prioritarias, las que nunca haría el fondo desalmado o cruel o injusto -¡solo las haría irrebatiblemente el bien!-.

31 de enero de 2013

José Repiso dijo...


- Se confunde mucho mezclando lo que es paradigma y lo que son valores (racionales y, por ende, éticos).
Sí, el paradigma es una tendencia dominante de las conductas de una sociedad -donde hay valores, claro-, siendo un modelo que todos siguen- eso es, el paradigma lo sostiene la misma sociedad-; en cambio, los valores los genera el mismo vivir -son valores inteligiblemente vitales- que el vivir -que conlleva convivir- no puede prescindir: amor, sinceridad, amistad, confianza, etc.
Sí, que un paradigma puede reforzar o no reforzar, dependiendo de tal paradigma-modelo.

Puede existir un paradigma impulsado por una religión -dominante- y, entonces, prevalecen todos los acercados a su moral o se inventan unos para ese transitorio contexto. También puede existir un paradigma impulsado por una intención económica -como fue el imperialismo- y, entonces, prevalecen otros... ¿se comprende?
-----
CONTESTACIONES:

- La crisis de valores globalizada -infravaloración del honor, de la sinceridad, etc.- no ha existido siempre; porque antes no había globalización.

- La infravaloración que ves en el entorno de los mismos valores éticos NO PUEDES JUSTIFICARLA EN TI MISMO.

- Desentenderse de lo que ocurre -y en tus situaciones mismas- es la INDIFERENCIA por la cual se elude todo valor o toda responsabilidad. Si la sociedad es un convivir, si el mismo vivir es un convivir, si el mismo amar es un convivir..., tú no puedes decir que te desentiendes a sangre fría -sin saber lo que dices- o a lo frívolo.
----

VALORAR es DEFENDER (defender libertad, justicia, dignidad, igualdad, paz, honradez, etc.) y, si no se sabe valorar, todo eso evidentemente no se defiende.
Por eso "saber valorar" es elegir entre un esfuerzo que se hace por un valor y muchas superficialidades que os meten hasta en la sopa, y os las tragáis... en cobardía moral.

Elegir entre lo que es un verdadero esfuerzo (con contenido o fondo) y una superficialidad (todo lo que os venden a maquillajes con poderes manipulantes y con sobreprotección, la cual crea injusta desigualdad).
----

Muchos hechos nunca se pueden justificar; pero, las palabras -para que una persona se defienda de muchos hechos injustificables- son justas siempre, todas y en ese contexto.

Algunos crueles se creen que a una persona se le puede justificar todo y ella debe callar hasta la muerte -a voz exterminada también, ¡todo!-; pero eso nadie lo ha hecho ni nadie debe hacerlo jamás.

La voz es justa absolutamente ¡siempre! en un contexto de autodefensa de muchos hechos injustificables recibidos.

Se creen algunos que el ser humano debe quedar anulado también de su voz, de su gritar lo que sienta de verdad cuando le exterminan todo lo demás.
Como pensar que a un ser humano que le matan a sus hijos, lo humillan siempre y además lo encarcelan, debe no decir nada o decir lo que a ellos les gusta, o sea, también exterminarle su voz.
¡No!, nunca, un ser humano debe gritar de lo que siente, todo, absolutamente todo en autodefensa de los hechos injustificables que recibe, es su esencial derecho de VIDA -por defenderla-, su respeto esencial a él mismo, y su valentía ética por defender los valores éticos contra la impunidad y contra la injusticia. Esa es la primera licitez ética que existe.

27 de enero de 2013 02:25

José Repiso dijo...

Ten en cuenta que en esta vida se le puede dar las espaldas a la CONCIENCIA, al DEBER ÉTICO y al CUMPLIMIENTO o al compromiso, lo que significa un escenario de falsedad por muy bonito que lo pongan los interesados -pues en toda dictadura o barbarie el escenario fue precioso, es decir, la SUPERFICIALIDAD fue pintada hasta lo más hermoso-.

Sí, se le puede dar las espaldas a la responsabilidad, a la sensatez, a la honradez, al amor ético, a la justicia, etc.; y eso solo significa en neto que se IMPIDEN, claro, que se impiden los valores éticos por esos MEDIOS, con tales preciosidades o justificaciones de superficialidad.

Y, asimismo, se impide al que demuestra todo esto que estoy diciendo (porque la sobreprotegida e imperante superficialidad lo impide), y se impide reconocimiento a quien -demostrándolo- se esfuerza en luchar contra tanto eludir valores o se impide, al menos, el dignificarlo mínimamente.
Esa es la crueldad: No vivir éticamente o humanamente, ni dejar vivir. 19 de febrero de 2012 01:03
----
De antemano, nada debe respetarse por decreto o por mandato dominante o por mandato social; sino algo se respeta en función de su coherencia ética.

Así, se respeta más a la víctima que al asesino, al que demuestra que al que impone, al que se esfuerza que al que vive a costa de los demás, al que lucha por la justicia social que al que lucha por la justicia de unos pocos o de unos soberbios que piden obediencia a sus graves errores.

Es decir, el respeto no se da sin sensatez, sino conforme a lo que se gana cada cual en sus hechos éticos.
----
Hay verdad cuando triunfa la racionalidad (la verdad es un fruto de lo demostrado); pero, si no se respeta a la racionalidad conllevando eso irracionalidad -insensatez e injusticia-, NO SE PUEDE PEDIR RESPETO A ESA IRRESPETUOSIDAD irracional.
Sería una locura o una monstruosidad.
----
Los "medios" para un "fin" no deben gustar a alguna conveniencia o a alguna aprobación social -irracional-, sino han de ser éticos ante todo, aunque no gusten o sean molestos.

Jesucristo utilizó los medios de asumir la crucifixión y la humildad para el fin de la "salvación", cuando todos esperaban -en gusto- otros medios de poder evitando sacrificios.

A muchos les gusta que un sabio les diga que son inmorales o corruptos pero "sin decírselo", como piropeándolos.

A muchos les gusta que las denuncias sociales se hagan desde la ternura al mal -recompensándolo- y dando besitos "a lo Judas" mientras el sentido de indignación se humilla o va desapareciendo.

¡No y no!, teniendo unos principios éticos cualquiera, lo que queda ya -que es lo más importante- es el APLICARLOS con rigor, diciendo las cosas por su nombre, gritando las aberraciones que se cometen, quitándole ferozmente el cuchillo al cruel antes que acuchille a un niño o a una mujer, y evitando toda hipocresía.

Los medios nunca deben gustar a nadie ni hacerles un decorado bonito a nadie, sino han de ser COHERENTES entre todos ellos, y ellos con los fines.

José Repiso dijo...

Las culpas de que España progrese mal o no progrese EN EL CONTEXTO ECONÓMICO las tiene únicamente el gobierno que ahora mismo gobierna, no otro, y no truculentamente dirigirse al pasado o a los visigodos.

Un gobierno está para saber gobernar pase lo que pase o a pesar de lo que pasó o no saber gobernar -y reconocerlo-.

O sabe o no sabe, pero no puede añadir más excusas.

José Repiso dijo...

Si EE.UU. estuviera ahora mismo mal económicamente, Obama no le puede echar la culpa a los sindicatos, ni a las manifestaciones, ni a los republicanos ni a la imágenes de EE.UU. en el mundo, no, nunca.