--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

viernes, 26 de octubre de 2012

Que no hayan manifestaciones y que se sobreproteja la IMAGEN del país a toda costa -sin opción a decidir en libertad, por decreto o con amenaza emocional implícita- es la nueva teoría irracional de los descerebrados retrógrados e intolerantes.
¿Qué es lo primero que se le ocurriría a uno que defiende a un sistema totalitario o a cualquier irracionalidad ultrafanática? Pues, eso: "que no se manifiesten porque no sirve de nada -no produce o no hace negocio- y que, sin opción a decidir libre, sobreprotejas una imagen -por encima de todo, de lo racional, de lo ético o de la verdad, de las reprobaciones a injusticias y de señalar o de condenar sus irresponsables errores-". Así es este asco de la locura total fanática: un dictado y con amenaza si no se cumple.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Lo primero que se le ocurre a un nazi es eso: que no se manifiesten y que se defienda, POR ENCIMA DE TODO, la imagen patriótica de ellos que lo encubrirá todo: de su patria única, de su raza única, de su locura única, etc.

Es decir, la imagen de antemano diseñada para proteger a un grupo, siempre -por plena objetividad y demostración- es INTOLERANCIA, y es camino que se dirige -cuando sea- a contrarrestar cualquier libertad o derecho.

En fin, ¿qué podemos hacer con tantos locos putrefactos? Si al menos... hubiera un gran manicomio o estercolero por fin, y expresamente hecho para ellos.