--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 23 de octubre de 2012

¿Qué es un ERROR humanoinadmisible éticamente -?.
- No saber ni querer "saber valorar".
- No reconocer ni querer reconocer.
- Cualquier irresponsabilidad -no ser consecuente en tus deberes, dar de lado o ningunear cualquier problema social-.
- Dejarte influir por un interés mediático o de poder (venderte y no respetarte a ti mismo, a tu honra, a tu decencia, a tu alma) antes que por un esfuerzo de conocimiento (se prefiere la complicidad por una parcial -tu- conveniencia y el autoengaño -apreciar la mentira- antes que el concienciarte y el darte cuenta de las cosas).

1 comentario:

José Repiso dijo...

Para darte cuenta de las cosas, tienes que cuestionar, poner a prueba todo, poner a prueba ante los principios racionales-éticos todas las cosas; pero, sobre todo, lo establecido en el cual -como referencia- los seres humanos justifican la mayoría de sus acciones. Así es, ¿cómo se estableció y si se estableció bien?

-----

Toda responsabilidad DEBE responder desechando o renunciando cosas por unos criterios -por una crítica o juicio consciente o valoración- adecuados en racionalidad y eficaces.

------

Parte de la esencia del sentido crítico es poner en duda lo establecido, sí, evidenciando sus errores o sus injusticias.

Por ello, no hay nada -para el sentido crítico o para la racionalidad- intocable, dado al "porque sí" como ya totalmente bueno -incuestionable-, a ceguedad responsable.

Incluso, para la libertad, no puede haber opciones impuestas o con alguna presión o amenaza. Claro, no se puede imponer ser patriótico a la fuerza, confiar en una política a la fuerza, etc.

Pero, frente a eso, hay unos intolerantes que PATRIMONIALIZAN la familia, el Estado, la democracia, el cristianismo de una manera indiscutible o fanática -como perros guardianes o integristas o a cerrazón- que no permiten nunca la libertad de pensar en... un mejorable Estado o también democracia u otra cosa que incumple muchos de sus deberes éticos.

Sí, es como si a alguno -en su locura sin remedio- se le ocurriera patrimonializar a la libertad misma, o a la posesión de la patria o de Dios, etc.

Tolerar, permitir, escuchar, comprender y no imponer es el adecuado camino para no llegar al fanatismo o a las ideas fijas o irreales.