--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 15 de agosto de 2012

POR EL DERECHO A DECIDIR (NO A OBEDECER DICTADOS DE LOS QUE OBJETIVAMENTE MALINTERPRETAN O DE LOS QUE INTERPRETAN A MODO INCONTESTABLE, ESCLAVIZANDO):

"San Juan “Dios es espíritu, donde está el Espíritu esta la libertad” San Pablo a los Corintios “Ya no hay diferencia entre judío y griego, esclavo y hombre libre, entre varón y mujer, porque todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús” San Pablo a los Gálatas Introducción Ante la sanción de la Ley 26.618 y Decreto 1054/10 (Ley de Matrimonio Igualitario) que permite a personas del mismo sexo ser “matrimonio” y vivir profundamente el amor y la sexualidad, Ley que les reconoce ese derecho inalienable, entendemos que aprobarla, acompañarla y profundizarla nos puso en el camino del Evangelio de Jesús y nos hace una sociedad mejor, mucho mejor. Un Jesús que nos ha revelado el rostro amoroso de su Dios y es radicalmente contrario a todo legalismo cuanto más si se trata de un legalismo religioso-ritual".

LA MENTIRA DEL "VÍNCULO INDISOLUBLE": La Iglesia no es Jesús, son dos cosas muy diferentes (Jesús representó y representa a TODOS; la Iglesia no, sin duda, no habla por boca de todos, solo representa a sus interpretadores o a los que siguen a esas ideas "autoconvencidas" de religión).

3 comentarios:

José Repiso dijo...

No existe "otro legalismo" por crear división o antiigualdad digna ante Dios que el desear y el permitir este desear de lo mejor en armonía o la felicidad de todos.

José Repiso dijo...

Las imágenes de Dios están prohibidas, la idolatración a imágenes divinas ESTÁN PROHIBIDAS,las representaciones -por humanos- del poder de Dios están prohibidas y las prohibiciones en nombre de Dios están prohibidas.

De esto, ¡se han olvidado!

José Repiso dijo...

Sobre un tema de actualidad:
Las Pussy Riot serán condenadas por "odio religioso".
¡Vaya justicia!, ¿cómo se sabe por seguro que un chico o una chica odian?
Muchos padres han comprobado que sus propios hijos les insultaban o les hacían unas jugarretas insoportables. Entonces, ¿odiaban ellos por seguro a sus padres?
¿Qué base tiene cualquiera para decir que un chico odia apenas por un hecho?