--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 14 de agosto de 2012

En cada país hay cientos y cientos de asociaciones "en defensa" del amor, de la paz, de la libertad, contra el terrorismo, contra la muerte, contra los "malos", etc., derrochando muchos recursos y UTILIZANDO esas posiciones casi siempre para fines interesados. Sí, para muchas de esas asociaciones están "los que cuentan" y "los que no cuentan" en evidente intolerancia. Con eso, con unos mismos esfuerzos, "el que cuenta" es uno y no otro; y, por la dignidad mínima, "el que cuenta" es uno y no otro -el que para ellos sea el "humano válido" más apegado a sus intereses-.
O sea, por defender lo bonito todos se apuntan -¿quién no por lavarse la conciencia o por publicidad?- aunque no haya una coherencia práctica o una verdad sin venderse o sin trucos.

4 comentarios:

José Repiso dijo...

Durante siglos han existido estas asociaciones precisamente en los países más privilegiados o ricos, con el mecenazgo de los explotadores coloniales, de los intereses de un Estado o de grupos muy sobreprotegidos.

Y ¿para qué?...,
el fondo de desigualdad y de injusticia lo dejaban igual, exactamente igual.

José Repiso dijo...

Miguel Hernández se pasó gran parte de su vida descalificando con las descalificaciones más grandes que existan, asimismo Vallejo, Neruda, etc. no se quedaron cortos.

Todas las personas éticas -completamente, en práctica por encima de los astutos adornos- han descalificado por decir las cosas por su ineludible nombre o porque los que hacen las injusticias tengan una insobornable o ética descalificación -y desaprobación indignada- .

¿Por qué Miguel Hernández es un ejemplo?
- Porque nunca se vendió, porque luchó arriesgándolo todo por los principios éticos y porque SUS HECHOS fueron ética pura. Y eso es lo único que importa.

José Repiso dijo...

SOBRE EL RELACIONAR EL OBSESIVO -Y A VECES ESTÚPIDO- OBEDECER LA LEY Y EL BIEN:

- Todas las mujeres que más lucharon por los derechos de las mujeres fueron detenidas por desobedecer leyes.
- Todos los negros -o de raza "de color", un eufemismo- que más lucharon por derechos de los negros tuvieron problemas con las leyes por desobedecerlas.

Y así todo esto porque, cuando luchas contra una injusticia, por obligado tienes que luchar contra las leyes que sobreprotegen a esa injusticia.

Así es, todos los grandes cambios se han realizado con una confrontación a normas y leyes establecidas.

También hay que considerar LO QUE SE HACE POR MUCHOS o contra una injusticia, y no por tus intereses propios. Ejemplo: Si tú te encierras en un ayuntamiento -quebrantando la ley- por reivindicar derechos de una mayoría no es lo mismo que el que lo hagas porque te suban el sueldo y únicamente a ti.

José Repiso dijo...

Siempre he procurado NO PROTEGER UNA INJUSTICIA para, así, nunca vivir a costa de alguna injusticia. Eso es lo ético, lo demás son retóricas que encubren o se dirigen, perversamente, a lo injusto. ¡A ver si se enteran de una vez!, el grave error de conciencia o ético no es que tú creas que la "Tierra es plana" sino que, tras demostrarte objetivamente lo contrario, sigas aún insistiendo -anclado- en el error, en un interés por la sinrazón.
-----

El cerebro de muchos intelectuales españoles maquina por la perversión únicamente; sí, hacen la injusticia y, además, la promueven. Y astutamente se mueven con apologías de errores pasados al modo de "Es que a Picasso le gustaban los toros", "Hemingway protegía a los toros".
Por supuesto, casi todos los intelectuales anteriores a este siglo fueron machistas; pero eso no da la razón a nadie para que, con tal referencia o referenciando a uno de ellos, tú seas ahora precisamente machista cuando ese error social YA AL FIN SE HA SUBSANADO o superado. Ellos no contaban con una conciencia social de una progresada evolución social; así es, el mundo no nació ya superado en todo y, con eso, no es tan error en conciencia ser negrero en el siglo XIX, sino el que tú lo seas ¡ahora!, ahora en concreto a contraprogreso de lo que se ha mejorado -como si te anclaras en las solo sinrazones-.

*Claro, el error consiste en que, tras demostrarte que Juan no es el asesino, tú sigas anclado en el error: insistiendo que Juan es el asesino, por la fuerza, por dictadura del error. ¡Vamos!, que tiene que ser el asesino porque sí, ¡por cojones!