--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

martes, 7 de agosto de 2012

NO SE PUEDE RESPETAR AL QUE DESTRUYE porque, si lo respetas -lo cual conlleva no reprobación y consentimiento-, destruirá más. Éste es un principio ético esencial.
En España, en lo que es demostrable, todo es poder, mentira y, además, saber -por una imagen o hipocresía- venderlo. Todo valor ético lo destruyen, toda razón la destruyen o, aun,  les entra por un oído y se les sale por el trasero. ¡Nada!; al final cualquier asesino ha recibido más dignidad que yo, y más derechos, y ¡todo! Ahí solo vale ser un inmoral y, con todo a favor, saber venderte para sacar más rentabilidad de eso. Y lo harán siempre, directos van a hacerlo otra vez, dentro de unos segundos, mañana y siempre.

1 comentario:

José Repiso dijo...

¡Que les den! hasta por los dedos del pie; uno no va a vender su alma -y los principios por los que ha luchado cada segundo de su vida- PORQUE A ELLOS LES INTERESE.

-

Pero ya veréis los cientos de truquillos que utilizarán para eludir esto, y todo, y confundir más, y volver a disfrazarse de buenistas con otro color. Claro, tienen todos los recursos de imposición y de falsedad -con su "todo vale" antiético- a su favor:
¡ése es el poder mismo que ha destruido y esclavizado siempre!, sí, a él lo idolatran.