--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 28 de enero de 2016

La verdad únicamente es lo que se demuestra (con la razón nada más), no lo que arbitrariamente se dicta (o se fuerza a uso de poderes) o se monta o conviene a intereses grupales o privados.
Y la racionalidad únicamente es:

No estar condicionado por prejuicios  (antes de pensar en un tema, no puedes tener pensamientos concluidos o ya concluyentes).
No escoger elementos no racionales (de gusto, de creencia, de tópicos, de "lo dicen muchos", de "me parece normal, bueno o lógico" -puesto que hay que explicar siempre la lógica, si la hay-)
No impedir el completo proceso racional (claro, dejando que te hablen no únicamente  los que están de acuerdo contigo, y de seguida censurando o huyendo de la contraargumentación).
No mezclar nunca la razón con mecanismos de confusión o deconveniencia  (el que sea obligatorio "ser patriótico" o ser obediente o ser de tal clase o marca, por ejemplo).
- Aplicar únicamente las reglas racionales (la no contradicción, etc; nunca otras)

1 comentario:

José Repiso dijo...


ESTRATEGIAS DE LA CRUELDAD PRACTICADA A TRAVÉS DE LA MÁSCARA DEL BUENISMO:

- Decir todos que van a ayudar a la racionalidad; pero, al final, nadie la ayuda (y siempre sí a la mediatización falsa con influencias humillantes de poder y recursos públicos).
- Decir todos que van a ayudar a la justicia social; pero, al final, el marketing, los lobbys, los bancos y los dictados religiosos son los ÚNICOS QUE GANAN -en objetiva práctica- quedándose sola la justicia social.
- Decir todos que luchan por la libertad; pero, al final, se dejan esclavizar totalmente por demagogos -en adicción estúpida al mediático demagogo-, por encadenantes costumbres y por alineaciones -en borreguismo- opresoras de libertad o incontestables.
- Decir todos que quieren erradicar la pobreza; pero, al final, la desigualdad realmente va aumentando -y el resultado es el que vale-. Porque cada instante de sus vidas ayudan a lo mismo -en ceguedad- o a las mismas reglas del circo del poder y de sus mecanismos injustos; además, sí -con miserable ética-, desprotegiendo o maltratando al que construye racionalizando en sensatez todo y no consintiendo eso.

29 de mayo de 2014