------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

domingo, 31 de mayo de 2015

Objetivamente, la mayoría es machista y la mayoría contamina, como ejemplos.  Y la mayoría de los alemanes apoyaron a Hitler y la mayoría de los rusos apoyaron a la dictadura del proletariado y la mayoría de los chinos se encegó por Mao. ¡TODO ES MAYORÍA! (de algo).  Deja de ser tonto-idiota, y sal de la piara a ver qué pasa -por ti mismo-, en limpio.
Si una casa tiene malos cimientos, aunque su piso tercero esté bonito y bien construido, generalmente esa casa ESTÁ MAL. Asimismo, si un partido se financia mal (sus cimientos) todo ya se deriva generalmente en mal, sí, por consecuencia: lo que se haga en sus ramas -con más o menos conciencia-. En claro, una base X generaliza un desarrollo X, y una base B generaliza un desarrollo B. 

3 comentarios:

José Repiso dijo...

Tu obligación ética es saber dónde te metes, abrir -por ello- ojos de sentido crítico, exigir todas las pruebas de legalidad y de honradez, utilizar siempre tus propios recursos renunciando a los fáciles, dadivosos y oscurecedores, darte cuenta de las cosas y no dejarte guiar a ciegas. Y disculparte -en autocrítica y conciencia- si has tomado la temeridad o los riesgos de ofrecerse ya vendido, sin prudencia, sin condiciones.

José Repiso dijo...

- La imposición solo se aplica con el uso de la sinrazón.

- Nada está por encima "de lo que demuestra": de los hechos con la racionalización, de los hechos expuestos con razón-ética en tal procedimiento que no admita o justifique un cobijo a siquiera una sinrazón.

- La crueldad (por su funcionalidad desde siempre) es únicamente que tú das un cobijo a que "lo que demuestra o quien demuestra" no sea reconocido y sí silenciado y sí desprotegido -ilimitadamente-, camino que conduce a su exterminio. Por lo que matando a quien racionaliza se mata a su vez a la razón y a los cimientos de todo el bien "en un todo vale"; por lo que matando al perro se acabó la rabia.
Es el mismísimo método del nazismo o de cualquier exterminio; de ahí que obligatoriamente -obedeciendo a lo limpio o la razón sin rodeos- tenga que decirles "genocidas", no gustándome, claro, pero el gusto no tiene nada que ver con mi obligación ética.

José Repiso dijo...

¿Compararías tu nabo con todo?, entonces ¿por qué no comparar el de los demás con todo? El comparar es libre y un aplicar un parecer individual (por lo tanto es natural y lógico).
Sí, hay un derecho total a comparar a Hitler, a Supermán o a cualquiera con respecto al libre parecer de uno.
(El comparar sin miedos, además, es obligatorio en el proceso inteligible)
Lo que sí siempre es reprobable es la sinrazón o el porque sí o el "por la fuerza del porque lo digo": el no fundamentar o el no argumentar tu expresión en pos solo de gratuidad, de mediocridad-estupidez o del odio.