--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 20 de septiembre de 2014

Si te interesa negar u olvidar una injusticia,  ya eres ignorante  (Objetivamente, negar u olvidar un conocimiento es el desconocimiento)
Por consentir la tortura, por justificar la sinrazón, por dejarte llevar por un porque sí manipulante ya haces caso omiso a tu responsabilidad y a tu conciencia individual y civil.
Uno puede escuchar a su corazón (o a lo correcto) o, en cambio para mal, a las mentiras que se cuecen por los intereses dominantes y mediáticos.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Si se ofrecen una mierda y un caramelo, ¿qué se elige?

Pues, aunque se piense que el caramelo, la realidad demuestra que casi el cien por cien de los casos se elige la mierda.

Porque la mierda tiene más recursos de mierdación (mediación-poder y vuelta a la pura mierda) frente al caramelo que no puede ser ninguna mierda (de las miles) sino caramelo, sin más camino.

Además, los seres humanos por morbo e inevitable idiotez siempre van en busca (o a la busca) directos de la mierda

José Repiso dijo...

Oponer cualquier tipo de resistencia ya es violencia. Sí, tú usas la fuerza de tu propia resistencia para conseguir algo. O sea, no lo haces eso sin actuar físicamente, sino haciéndolo.

Oponer resistencia (la del esclavo ante el esclavista, el explotado ante el explotador, el perseguido ante el perseguidor, etc.) ya es violencia, pero es una violencia de resistencia ante el mal, o sea, es una violencia imprescindible o precisa: ÉTICA.
Basta ya de ver la inacción como algo del pacifismo o de considerar al pacifismo como una pandilla de memos que no se mueven o que lo dejan pasar todo. Hasta Gandhi utilizó la resistencia al mal y no precisamente diciéndole a todo sí o no yendo a manifestarse al mal, sino manifestándose allí donde ocurría el maltrato oponiendo él TODA LA RESISTENCIA POSIBLE