------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

lunes, 1 de septiembre de 2014

Para no humillar a la misma inteligencia, me niego rotundamente a aceptar que las injusticias las causan únicamente unos pocos -como quieren imponer muchos trepas por táctica de halago- ya que, por permanecer solo cualquier injusticia, han sido necesarias millones de ayudas. El tauromaltrato por ejemplo; o la explotación infantil que la sustentan muchos millones de personas, directa o indirectamente.
Asimismo, la prostitución la alimenta una gran parte de la sociedad, y la irresponsabilidad de la alineación sin condiciones (fanatismo), y el maltrato a la naturaleza, y la protegida corrupción, y la utilización de armas de forma civil, etc. Así que no vengan con ésas, porque si fueran "unos poquitos" -como falsamente dicen- ya se hubieran acabado (por seguro, todo lo que no tiene demanda...  se acaba, desaparece en dejadez por no poder adaptarse)
El mal entra -aprobado por todos- en el hábito, en la norma, en la costumbre, en todo

1 comentario:

José Repiso dijo...

Si no das entrada a la verdad en tu vida, todo lo que digas (por muy bonito, verdadero y protegido que parezca) es innegablemente mentira.

Y le sirves solo a ella