--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 4 de septiembre de 2014

En España, miles de pruebas apuntan al nazismo (de censura y eliminación de la razón) que ha tenido impunemente y adornado de buenismo (como trampa) con y desde el franquismo (o el fanatismo endémico por destruir o anular a los que no obedecen sus mentiras)
Sí, y solo 48 mujeres son torturadas y asesinadas frente a 23 millones de mujeres que no. ¡Qué manera tienen de anular la verdad! con todas las maneras posibles (la cual jamás la han defendido)

2 comentarios:

José Repiso dijo...


El que siempre se va arrodillando o solo atiende a los intereses establecidos o dominantes ya está corrupto en condescendencia a sus vicios; y es, además, incapaz de ver los cambios o de adaptarse a ellos.
---

El que es adicto a algún medio de comunicación siempre está ya ciego y es un corrupto de lo que es ético. Es incapaz de rodear la cabeza para no ver lo mismísimo, lo fijado por unos intereses mediáticos.
---

Muchos se creen que la corrupción es algo que solo tiene que ver con el dinero; y olvidan que el censurarles a sus almas la ética es la peor de las corrupciones.
---

La mayoría no están podridos (o sea, son corruptos) por dinero, sino por impedirles a sus ojos luz y a sus corazones honestidad y amor a la razón-ética.
24/02/13

José Repiso dijo...


Si todo en la vida se basa en saber qué es el bien, unos -a frivolidad o a cara dura o a irresponsabilidad o a sangre fría- van a consultar el diccionario o a ver qué les dice su secta o su grupo particular. No, una persona puede dar alimento a un hambriento -que es un bien o lo puede hacer ocasionalmente un corrupto- y eso no significa que hace el bien en conciencia, no, no os engañéis. El bien, él único, es no respetar al mal (la confusión, la manipulación, la mentira, la desigualdad, la intolerancia, etc.). Cualquier persona puede hacer ocasionalmente un bien -no hay dictador que no lo hiciera, en algo-, pero no hacia el bien coherente, íntegro, objetivo de no traicionar o contravenir a ningún valor ético.
5 de octubre de 2012