--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 6 de septiembre de 2014

A mí España -el único país que pisotea sistemáticamente todos los derechos humanos- no me ha dado nada desde el primer segundo que nací; y, además de eso, NUNCA me ha permitido nada, ni realizar algo de vida, ni vivir un segundo digno, ni nada. Juro que absolutamente todos mis derechos humanos me los han exterminado cada segundo de mi vida, sin quitar ni uno, todos los segundos. China ni Corea del Norte no pisan tanto los derechos humanos, sino ellos. No, nunca la crueldad máxima la aplica un genocida -que siempre a bien paga su crueldad-, sino ellos -a los cuales se les premia su crueldad encima, que significa la burla o el exterminio del bien mismo-. Pues he comprobado, desde que nací, que nunca jamás han aplicado un átomo de justicia, ni de ética ni de personas -de verdad personas- con  un mínimo de corazón.
No puedes ser cómplice de que te exterminen la dignidad.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Nunca, absolutamente nunca se me ha defendido un derecho en España; nunca, absolutamente nunca he tenido un segundo -ni se me ha permitido nunca- de dignidad en España; nunca, absolutamente nunca se me ha demostrado algo ético en España; nunca, absolutamente nunca he visto algo humano -de verdadero fondo humano, sin trucos- en España. La única misión, objetivo y alma que tengo en esta vida en NUNCA MENTIR; así que es eso únicamente lo que debo hacer, o sea, realizar mi alma: no mentir. Si hay nazismos, allá ellos con sus nazismos...

A ellos, mientras yo agonizaba carencias de dignidad, se les facilitaba millones de recursos (de premios y de comodidades) con solo mover un dedo y con llevar dos días escribiendo o luchando; en cambio, yo aunque agonizara cada segundo de todos los días en un no estar sin recursos, se me negaba ¡todo!; sí, aunque hiciera miles de esfuerzos más que ellos todos los días, se me negaba hasta el aire para respirar. ¡todo!


29 noviembre 2012