--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

lunes, 2 de diciembre de 2013

Al que le favorece la mierda -ése que ya tiene poder e imposición por tal favoretismo- va a hacer todo lo posible para que la mierda siga ahí, a todo pesar, a contrarremordimiento, a contraética y a contrarrazón -además con motivación interior: él se cree un gran buenismo que se inventa a su medida-.

Y fortalecen como si nada unos mecanismos mafiosos para que todo eso siga adelante. Por ejemplo, ¿durante cuánto tiempo la televisión valenciana ha estado sirviendo a lo no ético, alimentando tanta cultura y tanta información desvirtuada de lo que debía ser? Pues montajes literarios también se han hecho con lo mismo, aprovechándose al máximo -con graves consecuencias- de lo que no es cultura.
Pero como si nada ejecutan una crueldad conveniente -para ellos-.

5 comentarios:

José Repiso dijo...

Ir en contra de una sola injusticia -discriminando en atención o en justicia a las demás- supone la mayoría de las veces una RENTABILIDAD de negocio o de grupo o un beneficio personal (sí, ahí están los que solo hablan de la existencia de casos corrupción fuera de su partido y de los suyos totalmente callan); en definitiva, supone un desequilibrio de la capacidad ética u otra injusticia mayor -de fondo-.

José Repiso dijo...

Una editorial, en donde influyen e imponen unos aprovechados con su tendendia sobreprotegida, jamás va a permitir que en tal premio no estén de miembros de jurado los afines a sus intereses para así sobreprotegerlos más.

José Repiso dijo...

"Los que reparten -lo robado- siempre se llevan la mejor parte"

José Repiso dijo...

La dignidad tiene sus cotos, que los dictan ellos.

José Repiso dijo...

"EL QUE REPARTE
SIEMPRE SE LLEVA LA MEJOR PARTE"