--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 21 de diciembre de 2013

El Estado no es nadie para decirle a una mujer  
cuándo y por qué debe ser madre. 
Una religión o una secta destructiva de provida no son nadie para decirle a una mujer cuándo y por qué debe ser madre.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

Un diario de asesinos y de puercos -que no sabe ni el ABC de la vida- no es nadie para decirle a una mujer cuándo y por qué debe ser madre.

José Repiso dijo...

Se basan en prejuicios y en fanatismos, porque:

- Una semilla no significa por seguro vida,

- Un planeta con agua o un medio prebiótico no significa por seguro tal o cual vida,

- Que un ave tenga huevos no significa que hay vida,

- Un óvulo fecundado no significa por seguro una vida -hay un camino por recorrer y por defininir muy largo-.

Eso es igual que el cuento de la lechera, que algo solo es cuando ya es; mientras, es solo especulación de fanáticos.

etc

José Repiso dijo...

De algo que ocurre en la naturaleza o es una constante en la naturaleza, no se le puede acusar de forma discriminatoria a un grupo de personas.

Si el aborto ya es algo que ocurre con regularidad y propio de la misma naturaleza, no se se puede acusar y condenar a las mujeres de ello.

Si es algo regular o natural "el morirse", sí, tú no puedes acusar "del morirse" a todas las mujeres del mundo. A no ser que seas un HdP total de mierda total y españolado.

Tanto que hablan ellos de genocidios y los únicos que hacen genocidios y persecuciones masivas a la mujer -que en muchos lugares del mundo les cuesta la vida- son ellos.