--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

sábado, 14 de septiembre de 2013

LOS PAÍSES MÁS RICOS DERROCHAN SIEMPRE MUCHO en cualquier alineación fanática; y ese derroche -con su contexto irracional, porque todo derroche es irracional- lo justifican con sus trucos desde el "todo vale" irracional.
Una vez que ellos derrochan -un mal-, solo tienen que HACER CREER que su derroche es un bien; eso es facílisimo a fanatismo, a tráfico de favores y a supermediación presionando o dominando.

1 comentario:

José Repiso dijo...

Hay una prueba totalmente racional de quién es un perverso de la comunicación:

- que él considera violencia casi todo lo que hace el que lucha por sus derechos,

- que él considera injusto todo lo que le conviene, no lo que es real y gravemente injusto.



(En todas las cosas del mundo, ¡en todas!, hay un nivel de violencia; pues el pijo, vividor, dominador e inútil manipulador burgués RESALTA la violencia que le conviene, ésa, el que le pican las espaldas, el que "hay miedo", etc., cuando realmente violencia grave es una acción de que hay heridos, coacciones, torturas, muertos, etc.)
En fin, siempre serán así mientras tengan los mecanismos para ser así, siempre habrán sucísimos cerdos si los crían en pocilgas.

--------------
A ellos LOS DEFIENDEN MUCHOS INTERESES -y de ellos sacan mucha rentabilidad, recursos y poder para dominar y fácilmente beneficiarse-; por el contrario, a mí no me defiende ningún interés, a honradez solo el esfuerzo sin recursos y el cumplir las reglas racionales.

¡Ahí está todo!, ya está todo dicho. Mientras unos la dignidad es un privilegio de dictadura; otros la tienen que sudar y sangrar hasta la muerte.

---------------

Toda la crueldad posible se concentra en el "entre ellos".

Reconocen, sí, pero entre ellos y a los de ellos; protegen, sí, pero entre ellos y para los de ellos; aman la amistad y la generosidad, sí, pero entre ellos y con los de ellos, etc. Sí, esta es la mismísima base de la crueldad -únicamente así funcionan los exterminios-.

Todos los crueles aplicaban y aplican ese "entre ellos" o "entre nosotros" (todos, hasta los nazis, amaban, sí, pero entre ellos). Es decir, llevan todos los valores y principios éticos a un circuito cerrado y corrupto de conveniencia; y, así, los intentan seguir, ya manipulados a su conveniencia y a su corrupción interior.

Así, ellos no cumplen el bien ni nada, no, sino que el bien lo adaptan a su crueldad y aplican luego ese bien ya interesado.

Eso es lo que ocurre en España, todo lo amoldan a lo que les interesa; amoldan la ética a sus retorcidos intereses, amoldan la razón a sus retorcidos intereses, amoldan la fe a sus retorcidos intereses, amoldan todo a sus retorcidos intereses.

Cuando el bien, la razón, etc., es precisamente TODO LO CONTRARIO, lo opuesto a todo eso.

Son más que asesinos pero no lo saben, ¡les gusta la crueldad!
11 de marzo de 2013